SE LLEVA MEJOR DRAMA Y MEJOR DIRECTOR

SE LLEVA MEJOR DRAMA Y MEJOR DIRECTOR

'Boyhood' corta las alas a 'Birdman' y triunfa en los Globos de Oro 2015

La primera gran batalla de la temporada de premios se decidió del lado de la joya de Richard Linklater, con los premios a mejor drama, director y mejor actriz de reparto para Patricia Arquette. La otra gran favorita, 'Birdman', se desinfló y se fue con el Globo de Oro a mejor guión original y mejor actor de comedia para Michael Keaton. Ganó a mejor comedia 'El Gran Hotel Budapest', y 'La Teoría del Todo' se llevó dos galardones. El resto de premios completan la lista más repartida en muchos años.

Fue la noche de 'Boyhood'. No apostillamos el titular con un "gran" porque tampoco es eso. La joya cinematográfica del año, rodada por Richard Linklater a lo largo de 12 años, se impuso a 'Birdman', la otra favorita de la carrera de premios. Aunque más por premios ganados por la primera, por los premios perdidos por la segunda.

El primer premio de la noche fue uno de los más merecidos. El veterano J.K. Simmon, ganaba la estatuilla al mejor actor de reparto por el drama musical 'Whiplash', el sleeper del año que ya dejó con la boca abierta a los espectadores de la pasada ‘Madrid Premiere Week’ y que llega a todos nuestros cines la semana que viene. Nos detenemos en este dato porque la cita lo merece. Sigamos.

Después de la foto de Meryl Streep que solucionará el conflicto internacional con Corea del Norte, photobomb de Benedict Cumberbatch mediante (que iban siendo horas), y del chorreo de premios para las categorías televisivas, fue el turno para la música. Ganó a banda sonora para Jóhann Jóhannsson por 'La Teoría del Todo', y mejor canción el tema Glory de 'Selma', con estatuilla para John Legend y Common. Aunque su gran momento quedó en segundo plano después de que sobre el escenario apareciese el pelo afro de Prince (¡sigue vivo!).

La noche siguió con otro premio poco esperado para Amy Adams, considerada la mejor actriz de comedia por 'Big Eyes', la última cinta de Tim Burton que ha pasado sin pena ni gloria por la taquilla española.

Mientras la actriz agradecía emocionada el premio a las "mujeres reales" que "inspiran a su hija con su trabajo", los que estábamos viendo la gala tratábamos de recuperarnos del paro cardíaco que nos provocó el galletazo (aderezado por Bourbon, presumiblemente) que soltó el entregador y ex presentador de los Globos de Oro Ricky Gervais: "No quiero decir las cosas que habéis tenido que hacer haber llegado aquí. Sobre todo Katie Holmes". ZAS.

Lo del asunto este de inclinar la balanza hacia el lado de 'Boyhood' (que partía con cinco nominaciones) o al de 'Birdman' (con siete), empezó con el Globo de Oro a Patricia Arquette, ganadora a mejor actriz de reparto por su papel en la primera, que por cierto, interpretó a lo largo de los 12 años en los que se rodó la película.

Pronto volvió a estar equilibrada la contienda con el premio al mejor guion original para 'Birdman', que Fernando González Iñárritu agradeció con un discurso sobre el ego, tema central de la película que acaba de llegar a nuestros cines.

Siguiendo con la tendencia de las sorpresas, la rusa 'Leviatha'n ganó a mejor película extranjera, cuando todos los dedos señalaban a la polaca 'Ida'.

Hubo parón para coger impulso de cara a los premios gordos de la noche con el galardón honorífico para George Clooney. A sus 53 años, el actor ganó el premio Cecil B. Demile a toda su carrera, y en su discurso (es el único al que no le meten prisa) tuvo tiempo para dejar clarito cómo lleva muchos años perdiendo premios, o cómo la muerte de Robin Williams nos recuerda a todos lo importante del 'carpe diem'. También dejó en bandeja a la platea el 'jijiji' mencionando las malas críticas que recibió 'The Monuments Men' (su última película), hizo referencia a su boda ("estoy orgulloso de estar casado contigo"), y acabó con un "Je Suis Charlie".

El 'boyhoonazo' final
En el último arreón de la gala se entregaron los premios más esperados, con el primer "¡toma ya!" con Richard Linkater, padre de ese experimento devenido en joya que es 'Boyhood', coronándose como mejor director del año.

Poco le duró la ventaja en el marcador porque el Globo de Oro a Michael Keaton como mejor actor de comedia por 'Birdman' cumplió con las quinielas, lo que no evitó que al actor se le saltasen las lágrimas al dar las gracias. También tenía grabado el nombre de Julianne Moore desde hace tiempo el premio de mejor actriz de drama para Julianne Moore por su papel en 'Siempre Alice', y, seguro, la veremos repetir en los Oscar.

Y entonces, 'El Gran Hotel Budapest' rompió todos los esquemas. Wes Anderson le robó el Globo de Oro al que Iñárritu ya le había buscado un hueco en su estantería, destrozando además estadísticas, quinielas y vaticinios leídos en los posos del café.

Más o menos sobrepuestos del susto, Eddie Redmayne ganó el premio a mejor actor de drama por dar vida a Stephen Hawking en 'La Teoría del Todo',  un papel muy del gusto de los académicos, aunque para los Oscar compartirá categoría con Michael Keaton.

Solo quedaba aguantar la respiración esperando escuchar el 'Boyhood' de los labios de Meryl Streep como mejor drama del año. Y así fue, coronando la cinta de autor, pequeña, íntima, irrepetible, que no solo merece premios, sino pasar a la historia del cine como lo que es: una obra maestra.

Mafalda González-Alegre @mafaldagonzalez | Madrid | 12/01/2015

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.