TERCER DÍA

TERCER DÍA

Crónica de Sitges 2017: El herrero vasco de 'Errementari' apunta a favorita del público

Este jueves festivo en el Festival de Sitges ha habido una indiscutible protagonista: 'Errementari', producida por Álex de la Iglesia.

'Errementari', apadrinada por Álex de la Iglesia
'Errementari', apadrinada por Álex de la Iglesia | seestrena.com

El olor a azufre marcaba el camino hacia la primera peli del día, 'Errementari'. Ópera prima de Pau Urkijo, apadrinada por Álex De la Iglesia y rodada en euskera. Ha sido un chute de energía mejor que dos litros de café, es la peli necesaria a estas alturas de festival. Divertida, con un guión que engancha y con esa imaginería inocente pero potentísima de los demonios al estilo Meliés. Ah! Y cómo no, las collejas y guantazos con efectos sonoros que funcionan solos para sacar la risa.

Un agente del gobierno llega al pueblo de Álava donde la gente aún sufre la escasez por las guerras carlistas. El investigador busca al herrero, sospechando que pueda tener un botín de oro perdido en la guerra. Todos intentan sacar tajada y le ayudan a investigar al Patxi, el solitario herrero a quien todos toman por loco y adorador del diablo. Se irá descubriendo el pastel a fuerza de fuego y bofetones. Ni el demonio lo tiene fácil para llevarle la contraria a un vasco tozudo.

'Noviembre' | seestrena.com

Segunda parada del día en Estonia, con la película rodada en blanco y negro, 'Noviembre'. Una poesía visual en un ambiente rural día de los personajes conviven sin problema con fantasmas que van a comer a casa la noche de difuntos, demonios que conceden alma a herramientas de campo para ayudar en la tarea, brujas, lobos...Los personajes y situaciones son puro esperpento. Por ejemplo, la peste llega al pueblo, el líder de la comunidad sugiere que todos se pongan los pantalones en la cabeza "para que la prste piense que tenéis dos culos y os deje en paz" y la cosa funciona. La peste, convertida en cabra, los olisquea y pasa de largo. Como ésta muchas más, herejía constante con un estilo de rodaje a lo Bergman. Una cinta para ver en festival, en casa sería too much.

El día festivo se notaba en el ambiente del festival. Mucha gente en el paseo, curioseando el merchandising y en la exposición dedicada a la historia del festival. Grupos de amigos y familias con niños compartiendo su pasión por el cine. De saltarse las lágrimas vamos. Lo que ya no molaba tanto es la filas desde una hora antes del pase, pero todo sea porque no se quede una butaca vacía, de eso se trata.

'Before we vanish' | seestrena.com

Volvemos del paseo para acomodarnos a ver 'Before we vanish'. Apuntaba maneras el argumento: unos alienígenas se adentran en la Tierra y roban el cuerpo de tres humanos para preparar el terreno a una inminente invasión... ¡y encima japo! Pues qué va, un bluff más grande que Godzilla. Se queda en una 'Invasión de los ultracuerpos' para ver en catequesis. Ritmo muy lento, y muchos minutos de peli insulsa. Una excusa para criticar la pérdida de valores, la excesiva importancia que se da a lo material, al trabajo y el poco compromiso con lo importante. Y vale, es respetable que el cine sea un vehículo de expresión e incluso expansión de ideas e ideales pero o está bien hecho o se convierte en un aburridísimo sermón. Kiyoshi Kurosawa, tus aliens son la copia mala y ñoña del peliculón de John Carpenter.

'Caniba' | seestrena.com

Última peli del día, la incomodísima 'Caniba'. Los realizadores Verena y Lucien Castaing-Taylor se metieron en casa del Issei Sahara, un anciano japonés en mal estado de salud mental y física, dependiente de su hermano. Lo inusual es que en 1981, el protagonista del documental fue detenido en París mientras trataba de deshacerse del cadáver de una amiga, a la que había asesinado y devorado. Pero esto no es un documental informativo sobre psicokillers, es una obra con una mirada y una intención brutal. Los primeros planos desenfocados y larguísimos que predominan durante la primera media hora son seguramente la causa por la que mucha gente fue abandonando la proyección. Sin embargo es parte del juego para adentrarnos en el micro mundo de Sahara y su hermano, que casi le idolatra y odia a partes iguales. La repulsión crece según "convivimos" en la que imaginamos minúscula vivienda, la secuencia en la que el caníbal muestra el cómic que él mismo dibujó relatando su crimen es terrorífico, las voces de los hermanos, casi nunca en boca sino sobre bustos parlantes da continuamente la sensación de estar en una pesadilla. Un gran trabajo audiovisual de los no hay ganas de volver a ver.

Seguimos mañana con más cine y ya con ganas de pasar algo de miedo....

Rachel Her | Madrid | 13/10/2017

Más noticias

Rachel Her

Como redactora de Todo Cine hice realidad un sueño: darle la mano a Freddy Krueguer. No tomo el sol y sigo buscando una película que me quite el sueño por las noches. Aunque no solo me alimento de cine de terror, podéis llamarme #horrorfreak

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.