Nathalie Poza brilla en el papel "pegado a la piel" de Carla, la protagonista de 'No sé decir adiós'. La película dirigida por Lino Escalera es un drama familiar sobre las relaciones entre un padre y sus dos diferentes hijas con el asfixiante aliciente de una enfermedad terminal.

Un film sobre la pérdida, sobre el tiempo perdido y la importancia de la familia todo condensado en un retrato humano y tan real "que la gente empatizará con él".

La actriz protagonista cree que la película transmite el mensaje de que "en la vida hay que despedirse para seguir adelante" y que "arroja mucha luz".

En definitiva, y en palabras de su director, es "una historia que a todos nos toca" que la ha convertido en una de las sensaciones del Festival de Málaga.