Se Estrena » Especiales » Rush

'RUSH' REFLEJA LA ERA DORADA DEL MOTOR

¿Cómo ha evolucionado la Fórmula 1 desde James Hunt y Niki Lauda?

Una de las mejores cintas de carreras de todos los tiempos, pero también una obra memorable sostenida por dos interpretaciones de peso: Hemsworth y Brühl. 'Rush' tiene glamour y velocidad, aunque su mayor logro quizá sea poner de relieve que hay hombres de carne y hueso dentro de esas máquinas de tortura. Y, sobre todo, la película de Howard nos muestra la evolución imparable del deporte de motor desde los 70 hasta hoy.

Niki Lauda y James Hunt

Agencias Niki Lauda y James Hunt

Publicidad

Luis Fco. Castillo | @Luisfran | Madrid
| 18.09.2013 10:24

"No creo que una película sobre la Fórmula 1 de ahora tuviese tanta tensión, tanto glamour y tanta locura como en los años 70", dice el actor Daniel Brühl. Desde luego, y a pesar de que los pilotos de ahora se siguen jugando la vida cada fin de semana que hay gran premio, la F1 de los 70 y 80 difiere muchísimo de la actual... Y no hablamos solo del apartado técnico.

"No creo que una película sobre la Fórmula 1 de ahora tuviese tanta tensión, tanto glamour y tanta locura como en los años 70"

Evidentemente, la máxima competición de automovilismo mundial es un laboratorio tecnológico imparable. Desde 1976 hemos visto pasar ante nuestros ojos móviles, ordenadores, portátiles, tablets... Una serie de avances a los que no ha sido ajeno el mundo de la automoción. Sin embargo, Daniel Brühl habla de otra cosa, algo menos material que tiene que ver con la forma de afrontar las carreras, la vida, el deporte, los problemas.

"Hay una mentira que todos los pilotos se dicen a sí mismos: la muerte es algo que le llega a otras personas", dice 'Rush'. Si indagamos en la parrilla actual, seguimos encontrando pilotos extrovertidos, viscerales, maniáticos, serios, divertidos. Cada uno con sus cosillas: Hamilton y su perro Roscoe, Alonso y su minuciosa preparación, Vettel y su exacerbada ambición, Raikkonen y... En fin, Kimi.

Un deporte de alto riesgo en los 70
Pero las cosas han cambiado mucho en el paddock, no solo porque ningún piloto haya fallecido en la F1 desde que Senna muriese en Ímola allá por 1994. Fernando Alonso y compañía practican un deporte de riesgo, pero solo en la década de los 70 perdieron la vida hasta nueve pilotos. El riesgo de sufrir un percance era mayor porque, además, las medidas de seguridad era bantante más rudimentarias que las actuales. 

Con este panorama, chocaba la figura de un tipo como James Hunt, un fumador, bebedor y mujeriego empedernido. Un británico conocido como 'James the Shunt' por sus numerosos accidentes, muchos provocados por un estilo de conducción demasiado agresivo. Hablamos de un rebelde genial, un personaje irrepetible en la historia de la F1. Eran otros tiempos, cuando los propios pilotos casi ayudaban en las tareas mecánicas de equipo y muchos de ellos fumaban incluso en el paddock o montados en el monoplaza antes de ponerse en marcha.

Una temporada inolvidable: 1976
James Hunt se convirtió en campeón del mundo de Formula 1 en 1976, el mismo año en que Niki Lauda casi pierde la vida por su accidente en Nürburgring a bordo de su Ferrari. Ambos protagonizaron una rivalidad única no solo en la historia del automovilismo, sino del deporte. Y es que el tricampeón austríaco encarnaba precisamente los valores opuestos: matemático y perfeccionista, más Prost que Senna, arrogante sin remilgos. Un choque de titanes sobre la pista. 

1976 fue una temporada dura y emocionante, una lucha sin cuartel entre Niki Lauda y James Hunt que se cerró uno de los finales más increíbles de la historia reciente a causa de, entre otras cosas, el factor lluvia. Treinta y siete años después esta rivalidad sigue viva en una de las historias más fascinantes de todos los tiempos en la F1. Un duelo que ha derivado en la película 'Rush', dirigida por el ganador del Oscar Ron Howard. 

Para los 'tifosi' de la 'Scuderia' el resultado final del duelo deja aún un sabor amargo. El título de 1976 no se le debería haber escapado a Niki Lauda, pero el trágico accidente de Nürburgring dejó fuera de tres carreras al piloto austríaco y metió de lleno en la lucha a Hunt. 'Rush' no es solo la historia de superación de Lauda, uno de los pilotos más luchadores que se recuerdan en el paddock, sino la de una curiosa rivalidad.

Impresionantes Hemsworth y Lauda
Una rivalidad dentro y fuera de la pista que, en el fondo, no era sino una suerte de admiración mutua por una forma de entender la competición y la vida completamente distinta a la suya. Los actores principales, Chris Hemsworth en el papel de Hunt y Daniel Brühl en el de Lauda, brillan en esta atractiva mirada atrás con sólido guion de Peter Morgan ('Frost/Nixon', 'The Queen'). 

Al fin llega una película de F1 que no es solo para los fanáticos de los coches, sino que tiene detrás unas historias interesantes y una factura impecable que va más allá de las secuencias de motor. Una de las mejores cintas de carreras de todos los tiempos, pero también una obra memorable sostenida por dos interpretaciones de peso. 'Rush' tiene sexo, glamour y velocidad, pero su mayor logro quizá sea poner sobre la palestra que hay hombres de verdad, de carne y hueso, dentro de esas máquinas de tortura.

Publicidad