Dos hermanas desaparecen en un bosque el día que su madre es asesinada. Su tío, el actor Nikolaj Coster-Waldar y su novia, Jessica Chastain, las buscan desesperadamente. Después de cinco años son rescatadas. Inician una nueva vida pero a las niñas las acompaña alguien.

Una presencia letal, malévola, que las quiere y las protege como una madre. Un papel, el de Mamá, interpretado por este actor español, Javier Botet.

Su físico, tan característico, sorprendió a sus compañeros de rodaje. "Cuando le vi caracterizado de Mamá... la verdad es que sí, me asusté", dice Nikolaj Coster-Waldeu.

La película da lo que promete, o sea muchos sustos. Una doble ración de miedo que ha arrasado en Estados Unidos: cuando se estrenó fue la más vista por delante de las películas que optan a los Oscar. Una oscura fábula que nos recuerda que madre no hay más que una, aunque de mucho miedo.