Antonio de la Torre y Roberto Álamo son los inspectores Velarde y Alfaro. Dos personajes que no pueden ser más opuestos, pero a su vez tienen en común su "inadaptabilidad social", según nos cuenta de la Torre.

Los actores, viejos conocidos, se han mostrado encantados de poder trabajar codo con codo y bajo las órdenes de Rodrigo Sorogoyen, un director que "lo tiene todo muy claro" y con el que el rodaje ha fluido de la mejor manera posible, pese a las circunstancias ambientales de un Madrid abrasador durante la filmación.

El malagueño Antonio de la Torre no ha podido evitar dejarse llevar por la nostalgia de esta ciudad que tantos recuerdos le trae, y más cuando ha sido marco de tantas grandes experiencias cinematográficas.

Sorogoyen guarda un gran cariño y agradecimiento al Festival, el cual fue un impulso fundamental para el éxito de su anterior película, 'Stockholm'. El director espera que 'Que Dios nos perdone' tenga también una gran acogida y recorrido.

Velarde y Alfaro no pueden ser más opuestos: Uno, retraído y calmado, otro, muy sociable y fácil de alterar. Esta es la pareja que forman Antonio de la Torre y Roberto Álamo en 'Que Dios nos perdone'.

'Que Dios nos perdone' se sitúa en Madrid, en el verano de 2011. La crisis económica, el Movimiento 15-M y el millón y medio de peregrinos que esperan la llegada del Papa conviven en un Madrid más caluroso, violento y caótico que nunca. En este contexto, los inspectores deben encontrar a lo que parece ser un asesino en serie cuanto antes.