¿Cómo reaccionarías si tu hijo desaparece siendo un niño y ocho años después encuentran a alguien que podría ser él? ¿Confiarías en él sin dudarlo o te preguntarías cuál es su verdadera identidad?

Esta pregunta, de respuesta tan complicada, es la que se la hicieron hace unos años Isaki Lacuesta e Isa Campo. La inspiración les vino de una serie de sucesos que leyeron en la prensa y que les sirvieron para construir 'La próxima piel'.

Tal y como explica Emma Suárez, que interpreta a Ana, la madre que esperó durante tantos años a ese hijo perdido, su personaje "está dispuesto a amar, incluso si le hubieran presentado a un niña habría dicho que es su hijo".

En la otra parte se sitúa un Sergi López hosco y resabiado, que no cree que ese joven que ha vuelto al pueblo aislado de los Pirineos sea el sobrino que un día perdió.

Queda en manos del espectador creer o no, amar o no, y sin duda 'La próxima piel' merece un visionado que abra la puerta en nuestra mente a estas cuestiones.