Corría el año 2000 y Russell Crowe se encontraba en Londres rodando 'Prueba de vida'. Por aquel entonces él era ya un actor más que consagrado, y Henry Cavill un estudiante de internado emocionado porque estaba formando parte de la película, aunque fuera como extra.

"Yo era un extra de fondo, y hubo un momento en el que nos pudieron a todos los extras en un semicírculo, entre toma y toma, y yo miraba a Russell y pensé "¿por qué estamos mirándole? Yo quiero ser actor, ¿por qué no me acerco, hablo con él y le pido consejo?".

Así que el joven Cavill, que ahora triunfa con 'The Witcher', decidió armarse de valor y se presentó diciendo: "Hola, me llamo Henry Cavill. Estoy pensando en ser actor, ¿tienes algun consejo o sugerencia? ¿Cómo es ser actor?".

La respuesta de Russell fue bastante sincera: "está bastante bien, te pagan bien, pero a veces no te tratan tan bien".

Ahí pareció quedar la cosa, pero dos días después Cavill recibió un paquete con regalos, entre los que había dulces típicos de Jersey, de donde es Cavill, un CD de la banda de Crowe, '30 Odd Foot of Grunts', un bote de Vegemite y lo más especial de todo, una foto de Russell en 'Gladiator' con una dedicatoria que decía: "Querido Henry, un viaje de miles de kilómetros comienza con un solo paso. Russell."

Así, sin saberlo quizá, Russell le dio a Henry el empujón que necesitaba para lanzarse a cumplir su sueño, y años después Cavill fue fichado para dar vida a Superman en 'El Hombre de acero', donde Crowe interpretó al padre del superhéroe, Jor-El.

Al encontrarse en el rodaje, y tal y como contaron ambos en The Graham Norton Show, al actor australiano le daba la impresión de que conocía de algo al nuevo Clark Kent, pero no conseguía caer y recordar dónde le había visto antes. Henry le recordó entonces aquel día en el rodaje de Londres. El círculo se había cerrado.

Seguro que te interesa:

La imagen inédita de Henry Cavill como Superman que todo el mundo estaba deseando ver