¿Crees que habrías sido capaz de reconocerla con lo mucho que ha cambiado? Ya te decimos que no, y es que once años no pasan en balde.