Suplemento natural de calcio

Suplemento natural de calcio

Beberse las cáscaras de huevo es el último hábito de moda

¿Tiras tus cáscaras de huevo? Nunca lo volverás a hacer tras leerte este artículo.

La última moda es beber las cáscaras de huevo.
La última moda es beber las cáscaras de huevo. | Brina Blum

¿Qué hacías con tus cáscaras de huevo una vez cocidos? Pues tirarlas, claro, como todo el mundo. ¡Muy mal! Lo que tienes que hacer es bebértelas. Tal cual. ¿Cómorrlll? ¿No conoces esta nueva tendencia que, dicen, es una gran oportunidad para mejorar tu salud? Toma nota, nunca volverás a tirarlas.

Las cáscaras de los huevos están a tope de calcio, ya que se estima que una cucharadita de las mismas contiene alrededor de 1.000 miligramos de este mineral, es decir, el 90% de la ingesta diaria recomendada (1.000 mg por 19 a 50). Por ello, numerosos expertos del ámbito de la salud y de la nutrición recomiendan el consumo de este ‘alimento’ a modo de suplemento natural de calcio. Además, también son ricas en hierro, zinc, flúor, fósforo, carbonato de magnesio y proteínas.

Dicho de otra manera, las cáscaras son lo más, ya que aportan numerosos beneficios al organismo. Según un estudio realizado por el prestigioso centro de salud estadounidense The National Institute of Health (NIH), además de contribuir a una adecuada formación de la masa ósea y de prevenir la osteoporosis (frecuente en las mujeres menopáusicas), regulan la actividad cardiaca, nerviosa y muscular, favorecen una buena calidad de sueño y ayudarían a prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Este ‘alimento’, ya convertido en milagro si atendemos a sus fans, sería decisivo además para reducir el colesterol, estimular la producción de células sanguíneas y fortalecer el sistema inmunitario, así como el pelo, las uñas y los dientes.

Hasta ahí queda claro. Otra cosa es cómo consumir las cáscaras de huevo. Evidentemente, no se trata de masticarlas, sino simplemente de cocerlas en agua durante 10 minutos para eliminar todo rasgo de bacterias. A continuación, se molen y, una vez convertidas en polvo, se pueden poner en todas partes: ya sea en el café (lo que permitirá además reducir su amargura, en sopas, yogures, cereales e, incluso, en el zumo de frutas mañanero o en la botella de agua). Aunque en principio parezca un hábito raruno, las cáscaras de huevo no tienen sabor y su aspecto desaparece una vez molidas. Por otra parte, otra ventaja es que el cuerpo absorbe fácilmente este alimento ya que su composición es muy similar a la de los huesos y de los dientes humanos.

Laia Zieger | Barcelona | 07/10/2016

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.