¡OJO! OPERACIÓN BIKINI EXPRÉS

¡OJO! OPERACIÓN BIKINI EXPRÉS

Sigue estos pasos después de cenar y perderás peso antes del verano

Si eres de los que cada año en enero se proponen llegar al verano con un cuerpazo y, llegado junio, se acuerdan que no han ido ni una tarde al gimnasio, hoy tenemos buenas noticias para ti. Aunque nada funciona tan bien como seis meses de gimnasio, sí que puedes conseguir mejorar antes de irte a la playa.

1. ¿Tu día acaba cuando te sientas a cenar, muy tarde por la noche? Cena antes, sigue con tus actividades y antes de dormir disfruta de un yogur o, mejor aún, de una gelatina natural. Cenar antes ayuda a perder peso porque no te irás a dormir sin haber hecho la digestión y porque seguirás quemando calorías con tus actividades antes de acostarte.

La importancia de la hora de comer | G+J

2. En verano es más fácil que se acumule la basura: comemos más fruta, hace más calor y hay que tirarla más a menudo. ¿Cuántas noches piensas que ya la tirarás mañana? Pues no. Sal a tirarla después de cenar.

3. Muy bien. Ahora que te hemos sacado de casa, te planteamos un reto. En vez de volver a subir, plantarte delante del sofá y disfrutar de tu serie del momento, camina media hora. Podrá parecerte una auténtica locura: no ver tu serie para pasearte a oscuras por la noche, pero te garantizamos que verás los resultados.

Los brazos proporcionan impulso y equilibrio al caminar | Pixabay

4. ¿Ganas de un atracón nocturno? Nada de patatas fritas, cacahuetes, helado o los miles de alimentos que se te están viniendo a la cabeza. Fruta o infusión, nada más. Por muy sano que intentes comer, si luego cedes a estos atracones no conseguirás adelgazar ni, lo que es mucho más importante, tener una alimentación saludable. Tampoco te ayudará no escuchar a tu cuerpo: si te dice que comas, pues come, pero fruta. Habrás introducido en tu menú diario una de las famosas cinco piezas de fruta y verdura, ya no tendrás hambre y estarás cuidando tu cuerpo.

frutaportadaok | Liopardo

5. Intenta regresar siempre andando. Has salido a cenar fuera y pretendes volver a casa en taxi o bus. Craso error, un paseíto puede ayudar a tu línea. ¿Vas en coche? Aparca un pelín más lejos. ¿En bus? Baja una parada antes.

6. Intenta que las personas con las que vives respeten estas normas. ¿Cuántas veces has empezado una dieta y, mientras tú comías coliflor, la otra persona se estaba zampando un filete? Pues eso. Los hábitos saludables de cenar pronto, salir a caminar aunque sea media hora, utilizar nuestros pies como medio de transporte o comer fruta son beneficiosos incluso para aquellos que no quieran perder peso, ya que también son hábitos fundamentales para tener un cuerpo sano.

7. ¿Tienes que ordenar un armario? ¿Limpiar la nevera? Resérvate alguna de estas actividades para después de cenar. Estar activo justo en las últimas horas del día será decisivo a la hora de mantener la línea.

8. Los amantes del gimnasio, que suelen ir a partir de las 19 h, deberían cambiar los hábitos alimentarios, si lo que suelen hacer es pegarse un atracón tras la sesión de entrenamiento. Siempre es mejor merendar bien, un poco antes de ir al gimnasio, que es precisamente cuando necesitamos energía, y optar por una cena muy ligera tras la clase.

Annalisa Palumbo | Barcelona | Actualizado el 13/07/2018 a las 14:38 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.