También se llama 'Scandi'

También se llama 'Scandi'

¿Quieres perder peso de forma fácil y sana? Descubre la dieta de los puñados, la más fácil de seguir del mundo

Su creadora, Suzy Wengel, apuesta por una fórmula IN-FA-LI-BLE para perder peso. Así de sencillo

La dieta de los puñados, o comer con cabeza.
La dieta de los puñados, o comer con cabeza. | Pixabay

Hemos rebautizado la dieta 'Scandi', que viene de escandinava por la 'dieta de los puñados'. Lo hemos hecho en plan almas libres y conscientes de que quizá a su creadora, Suzy Wengel, no le convenza el cambio, pero creemos que explica mejor así. Hay que decir, antes de continuar explicando esta dieta, que es la más fácil del mundo, que 'Scandi' viene de 'escandinavo' y que se trata de una opción de alimentación que se enmarca en la tendencia del 'hygge' o de 'todoloquedabuenrollo' tan en boga en los países del norte de Europa.

La dieta de los puñados exige vigilar las cantidades. | Pixabay

La danesa Suzy Wengel tenía un problema, amigos y amigas, y era su imposibilidad de perder peso de manera definitiva. Siguió numerosas dietas pero siempre sufría el horrible efecto rebote, que hacía que volviera a ganar los kilos que había perdido. Lo de contar calorías con decimales, matarse en el gimnasio o eliminar cientos de alimentos de su rutina diaria hacía que fracasara una y otra vez… Hasta que, tras evaluar todas las dietas del mundo y sus recomendaciones en cuanto al consumo de proteínas, hidrato de carbono y grasa, se inventó un sistema que se basa en 'los puñados'. El principio de su dieta es que cada comida debe consistir de cuatro 'puñados': dos de verduras, uno de proteína y otro de hidratos de carbono, a los que se añade de una a tres cucharadas soperas de grasa, sea cual sea en un espectro que va desde el aguacate al aceite de oliva. También pueden tomarse 300 mililitros de leche al día. El número mínimo de comidas recomendadas al día es de tres y se puede picotear entre ellas (eso sí, mejor comer proteína). No hay que tomar kale o cualquier otro superalimento por narices… aunque Wengel recomienda que se trate de materias primas de calidad. En cuanto al ejercicio físico, se trata de que cada uno haga lo que prefiera, ya sea montar en bici, caminar o hacer sentadillas. Sin presión.

Para Wengel, apostar por este método fue dar con la tecla. A ella le sirvió para ser capaz de reconocer cuando ya estaba llena de verdad y le permitió perder más de 30 kilos en menos de un año. Más de 135.000 personas han seguido sus pasos solo en Dinamarca, consiguiendo perder peso, pero también bajar el colesterol o estabilizar el azúcar en sangre.

Comer de forma equilibrada, la clave. | Pxhere

Ojo, porque en la dieta también pueden incluirse vino, pasteles o chocolate, pero siempre con sentido común. Por ejemplo, si optamos por una copa de vino, toca cargarse el puñado de hidratos… ¡ups! y, en caso de que, debido a alguno de estos productos, desestabilicemos una comida, hay que compensarlo en la siguiente. No obstante, hay alguna restricción más que debe seguirse: por un lado, los lácteos no deben tener más de un 3,5% de grasa y cinco gramos de azúcar por cada 100. El chocolate que se tome a diario debe tener como mínimo un 70% de cacao y el cereal de desayuno unos 13 gramos de azúcar por cada 100. Se trata de leer las etiquetas para no meter la pata. Wengel admite que tampoco ha descubierto la Coca-Cola, sino que se trata de comer con sentido común aunque los resultados son fantásticos y pueden oscilar entre 400 y 800 gramos por semana. Para ella, se trata más de un estilo de vida qu de una dieta y ahí está la clave para evitar el tan temido efecto rebote. Eso sí, se trata de un proceso más lento que puede durar unos dos años hasta lograr el peso deseado. Paciencia.

Javier Sánchez | Madrid | 27/03/2018

Los mas vistos

Hogarmania

Buñuelos de canela

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.