SI, TAMBIÉN SE COMEN

SI, TAMBIÉN SE COMEN

¿En qué te ayudan las semillas de sandía?

¿Te has planteado incluir las semillas de sandía en tu dieta? Este alimento tiene muchos más beneficios de lo que pensabas.

Semillas de sandía
Semillas de sandía | Agencias

Seguro que te interesa

La sandía es una fruta muy nutritiva, deliciosa y refrescante. Ideal, sobre todo para los meses más calurosos, para hidratar y remineralizar, ya que contiene en su composición una gran cantidad de agua. Aporta sales minerales esenciales entre los que hay que destacar el potasio y el magnesio. Y además tiene un gran poder antioxidante gracias al licopeno, una sustancia que se encarga neutralizar los radicales libres, así que también ayuda a depurar el organismo y estimula la diuresis de forma totalmente natural.

Está claro que los beneficios de la sandía para la salud son muchos pero, ¿qué pasa con las semillas de sandía?

En general las semillas de sandía suelen acabar en el cubo de la basura, pero la realidad se comen. Lo mejor es que pueden estar igual de ricas que la sandía si se les da el tratamiento adecuado (por ejemplo, si las tuestas).

Lo más aconsejable es molerlas para evitar molestias estomacales y no abusar de ellas, con un puñado al día basta.

Lo mejor es que estas pequeñas semillas de color oscuro también aportan grandes beneficios y propiedades para la salud. ¿Quién iba a pensar que algo tan pequeño y que la mayoría de las veces desechamos, diera para tanto? Estos son los beneficios y propiedades que no te puedes perder:

Son una perfecta fuente energía

Al contrario de lo que ocurre con la sandía, que contiene muy pocas calorías, las semillas de sandía son mucho más energéticas. Por lo tanto son una opción ideal para incluir en el desayuno, te aportarán la energía necesaria para afrontar el día con la mayor vitalidad posible.

Contienen proteínas vegetales

Las semillas de sandía son ricas en proteína, lo cual las convierte en un alimento nutricionalmente muy completo. En la composición de sus proteínas cuenta con varios aminoácidos que funcionan, entre otras cosas, favoreciendo la regulación de la presión arterial y como tratamiento de prevención frente a enfermedades coronarias.

Aportan grasas no saturadas

Las semillas de sandía también contienen grasas buenas. El porcentaje de grasas saturadas es muy bajo en relación al de grasas buenas. Las grasas poliinsaturadas aportan muy buenos beneficios para la salud del corazón ya que son capaces de reducir el colesterol. Y los ácidos grasos también, en concreto nos referimos al Omega 6, capaz de regular la presión arterial.

Semillas de sandía | Agencias

Están repletas de minerales

Si hay algo que abunda en las semillas de sandía, son los minerales. El magnesio es el mineral que más está presente en este ingrediente. Pero también contiene fósforo, zinc, hierro, potasio, sodio, cobre y manganeso. Estos minerales ayudan a regular la presión sanguínea, el metabolismo y reduce los niveles de azúcar en sangre.

Aportan muchas vitaminas del grupo B

Aportan sobre todo vitaminas del grupo B, muy necesarias para transformar los alimentos que ingerimos en energía y otras funciones del organismo, como por ejemplo, prevenir el envejecimiento celular, en la medida de lo posible.

Tienen propiedades diuréticas

Al igual que ocurre con la sandía, sus semillas también tienen propiedades antioxidantes, y por tanto diuréticas. Son perfectas para depurar nuestro organismo y para eliminar toxinas.

@marieclaire_es para @cocinatis | Madrid | 30/01/2017

Más noticias

Los mas vistos

Hogarmania

Menestra de verduras

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.