MALA ÉPOCA

MALA ÉPOCA

Ocho alimentos para combatir la depresión de invierno

El invierno, con sus días cortos y el frío, nos puede pasar factura: apatía, malestar, tristeza... son algunos de los síntomas más comunes en esta época. Estos ocho alimentos no ayudarán a plantarle cara.

Ocho alimentos para combatir la depresión de invierno
Ocho alimentos para combatir la depresión de invierno | Worthy of Elegance

Tristeza, apatía, malestar... Los días cortos y el frío han empezado a pasarnos factura y no sabemos cómo librarnos de esa sensación de pesadumbre que nos invade física y mentalmente, y que tiene previsto quedarse con nosotros hasta que llegue la primavera. Estos ocho alimentos nos ayudarán a plantarle cara.

1- Frutos secos. Siempre son recomendables, pues contienen hierro, magnesio, vitamina B6 y otros nutrientes decisivos para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Pero en esta época de semibajón hivernal es fundamental comerlos a diario, como tentempié, a cualquier hora, pues contienen una gran cantidad de ácidos grasos esenciales que van a contribuir a estimular nuestra actividad intelectual, y mantenernos enérgicos y despiertos.

2- Hipérico. A esta popular planta, que puede consumirse en infusiones o en cápsulas, se la conoce como el Prozac natural gracias a sus propiedades antidepresivas. Hablamos, claro está, de casos de depresión leve como la que nos sobreviene en los meses de oscuridad y frío, ya que en casos más severos es fundamental ponerse en contacto con un médico.

3- Infusiones relajantes. Tilas, manzanillas y demás combinaciones de plantas que contribuyan a relajarnos deben ser un aliado en nuestro día a día. A menudo creemos, erróneamente, que la cafeína nos ayuda a sobrellevar estos períodos de fatiga y depresión, ya que nos despeja y nos da energía cuando más lo necesitamos. Pero no es cierto, ya que la ingesta de cafeína supondrá pan para hoy y hambre para mañana, y cuando pasen sus efectos nos sentiremos todavía peor. Lo mismo ocurre con el alcohol y el tabaco, que debemos descartar cuando nuestro estado de ánimo tiende a sombrío.

4- Verduras de hoja verde. Acelgas, brócoli, espinacas... serán nuestros aliados gracias no solo a su aporte de vitaminas y fibra, sino también a que son verduras ligeras y bajas en calorías. Tenemos que evitar las digestiones lentas y pesadas y apostar por comidas frecuentes y ligeras, que nos harán sentirnos mejor y nos alejarán de la desagradable sensación de pesadez que producen, por ejemplo, las carnes demasiado grasas y los hidratos de carbono de difícil absorción, como los que hallamos en la harina de trigo refinada.

5- Todo integral. El arroz, la pasta o el pan deben ser siempre integrales, ya que la fibra mejorará nuestro tránsito intestinal. Si logras acostumbrarte a sustituir todos estos alimentos por su versión integral, no abandones el hábito cuando llegue la primavera y la vida te sonría, pues estás haciendo un favor a tu organismo.

6- El azúcar, que venga de la fruta. Es conveniente moderar el consumo de azúcar refinado durante todo el año, pero especialmente en épocas de astenia. El consumo de productos azucarados –ya sea bollería, cereales de desayuno o cualquier otro producto que lleve azúcares ocultos– producirá un pico instantáneo de glucosa que nos hará sentir bien durante un rato, pero que dará lugar a su consiguiente (y devastador) bajón y al deseo irrefrenable de comer más azúcar. Si el cuerpo te pide azúcar, y probablemente no hará, dásela a través de zumos de frutas, a los que puedes probar de añadir alguna hortaliza.

7- Espirulina. En ocasiones, el cansancio y malestar se deben a un déficit de vitaminas y minerales, que podemos lograr gracias a un superalimento como la espirulina. Este alga contiene vitaminas, proteínas, hierro y ácidos grasos esenciales para el organismo, entre otros muchos nutrientes, y es sumamente versátil: podemos adquirirla deshidratada y añadirla a los más diversos platos.

8- Plátano. Además de vitaminas, el plátano es una fuente de potasio, un mineral fundamental para el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Son muchas las personas que reducen el consumo de plátanos por la creencia de que es demasiado calórico, sin saber que un plátano pequeño puede contener las mismas calorías que una manzana, pues éstas suelen pesar el doble. Te lo puedes preparar en batido, con una leche vegetal y semillas de chía, una merienda consistente, equilibrada y deliciosa.

Laia Zieger | @laiazieger | Barcelona | 05/02/2017

Más noticias

Los mas vistos

Hogarmania

2 Aceite K +1 Vino Blanco K5 + Libro de Regalo Las recetas de toda la vida – Black Friday

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.