MALOS HÁBITOS

MALOS HÁBITOS

Estos son los gestos que te provocan gases

Los gases son un disturbio que afecta alrededor del 15% de la población. Pueden llegar a resultar extremadamente molestos y sin embargo hay gestos que se cumplen a diario que los causan.

Seguro que te interesa

Los gases no son otra cosa que aire en el estómago y en el intestino. Todo el mundo acumula y expulsa gases. En algunos casos esta acumulación se convierte en excesiva, provocando eructos y flatulencias a todas horas, difíciles de controlar. Sin embargo, se pueden reducir los gases evitando estos gestos cotidianos.

1- Mascar chicle. Uno de los hábitos más dañinos, por varias razones a parte de provocar gases, es mascar chicle de forma habitual. Cuando lo haces, estás repitiendo continuamente el acto de mascar y produces más saliva. Cada vez que tragas, también ingieres una pequeña cantidad de aire que se acumula en el estómago, provocando gases y ganas de eructar para eliminar el aire en exceso. Si sueles mascar chicle después de comer en vez de lavarte los dientes, déjalo y vuelve al método tradicional: cepillo y pasta de dientes.

Liopardo | Liopardo

2- Beber de la botella o con pajita. Como lo oyes: esta forma de beber provoca o acentúa los gases ya que ingerimos más aire respecto a cuando bebemos de un vaso o de una copa. Ya es hora de que te deshagas de la botella que tienes encima de tu escritorio, y que vas rellenando todos los días, y compres un vaso. Además de una mayor higiene y de menos gases, también es más elegante y profesional. Por otro lado, eliminar las pajitas de tu vida tiene un doble resultado: tus gases disminuyen y el medio ambiente lo agradece.

Niña bebiendo zumo con una pajita | Agencias

3- Prisa y estrés a la hora de comer. Seguro que te has reído, porque has pensado en tu almuerzo diario y lo has visto claro: prisa, comida y estrés son el pan de cada día. Pues deja que te contemos un secreto. Si en vez de comer en 8 minutos, tragando bocados enormes y mucho aire y sin mascar la comida, tardas 15, los problemas de tu día laboral seguirán allí cuando termines. La diferencia entre la primera situación y la segunda es que los encararás con o sin gases. ¿Lo ves claro ahora? Comer despacio no te garantiza resolver tus tareas cotidianas, pero sí poder concentrarte en ellas sin otras ‘molestias’.

¿Cómo puedo comer de manera saludable en el trabajo? | Redacción

4- Comes mucha fruta y verdura. No, no vamos a decirte que comer mucha fruta y verdura es malo, todo lo contrario. Simplemente hay algunos tipos de vegetales que pueden provocarte flatulencia más que otros, y deberías intentar reducirlos o por lo menos no combinarlos entre ellos. ¿Un ejemplo? Unas lentejas para comer, y de postre un buen trozo de piña, es lo peor que puedes hacer. Las legumbres, así como el brócoli, la coliflor, las espinacas y algunos tipos de fruta aumentan los gases que fermentan en nuestro cuerpo. Reducir su consumo en favor de otro tipo de verduras podría ser una forma de disminuir los gases. Y si no puedes vivir sin legumbres, prueba un truco a prueba de niño: en vez de comerlos enteros, tritúralos. Notarás la diferencia.

Legumbres, un superalimento muy beneficioso para los peques | Agencias

5- Consumes muchos cereales integrales. De nuevo, haces bien. Pero si sufres de gases deberías consumir menos cereales y menos azúcar. Esto se debe a que cuando se digieren los hidratos de carbono, especialmente los integrales más ricos en fibra, el cuerpo produce gases (menos cuando comemos arroz). Reduce el consumo de pasta a una vez por semana.

Los cereales integrales son un imprescindible en nuestra dieta | Pixabay

6- Tomas bebidas con gas. No haría falta ni decirlo, porque si lo piensas estás tomando gas, pero, si no queda claro, tomar bebidas con gas aumenta sensiblemente… los gases. Y además tiene otras consecuencias nefastas para nuestra salud, como el hecho de contener muchísimo azúcar. Si eres un consumidor habitual de bebidas con gas y sufres de molestias debidas a eructos y flatulencia, deja de tomar estas bebidas durante unos días: verás qué diferencia.

Beber bebidas con gas te hincha | Getty Images

7- Fumas. ¿Aún no has encontrado una razón válida para dejar de fumar? Igual podría ser esta. Cada vez que le das una calada a un cigarro, ingieres aire (¡mal!) y humo (¡peor!). Dejar de fumar reduciría los gases, además de tener numerosos otros efectos positivos en tu salud.

III Edición del Foro “Dejar de fumar: Un reto de todos. Recursos para promover la deshabituación” | Redacción

8- Tu dentadura postiza está floja. Es una causa de gases pocos conocida: solo hablan de ella los que sufren por su dentadura postiza. Una dentadura floja deja pasar más aire de lo aconsejado y favorece la acumulación de gases y los consecuentes disturbios.

Imagen de la dentadura postiza que dejaron preparada los ladrones. | agencias

Los mas vistos

Hogarmania

Decorar dormitorio infantil con friso de montañas y escritorio de madera

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.