¿Cuál era la que más odiabas de peque?

¿Cuál era la que más odiabas de peque?

Estas son las comidas que no podíamos ni ver de pequeños

El equipo de Cocinatis se ha reunido para elegir aquellas comidas que les ponían mal cuerpo cuando eran niños. Este es el resultado.

¿Qué comida se te atraganta?
¿Qué comida se te atraganta? | antena3.com

Vale, con el chocolate no pasa nunca, pero hay otras comidas que se nos atragantan de pequeños y que, como no superemos el trauma, acaban convirtiéndose en platos que nunca llegamos a probar de nuevo. Aquí van algunos de esos pequeños terrores infantiles que llegan a enquistarse.

Lentejas con chorijuelos y guindillas en tempura | antena3.com

Lentejas con chorizo. “De pequeño, tomaba las legumbres en puré, así que la primera vez que probé las lentejas sin triturar, me quejé de que estaban crudas. Ahora me encantan, pero tengo que reconocer que, cuando era pequeño, el color y la textura me resultaban muy desagradables”. Javier Sánchez, coordinador de Cocinatis.

Nos aporta yodo, magnesio y fósforo | antena3.com

Pescados de color rojo. “Para mí, cada vez que un pescado de color rojo aparecía en el plato era un mal momento. Siempre tenía la sensación de que esos pececitos procedían del acuario que había en casa y se me atragantaban”. Laia Zieger, coordinadora de Cocinatis.

Potaje de carillas con espinacas | antena3.com

Potaje. “Los viernes en el comedor del colegio era el plato que tocaba y yo siempre me inventaba que me dolía algo para evitar enfrentarme a él. Ahora, siempre que lo tomo pienso que me encanta, pero en aquella época prefería no ir al cole”. Silvia Artaza, colaboradora de Cocinatis.

Aceitunas | Agencias

Aceitunas. “Siempre he sido muy buena comedora, pero de pequeña no podía ni ver las aceitunas porque alguien me dijo que eran ojos de animales a los que alguien había quitado la parte de color. Es una tontería, pero de niña te la crees a pies juntillas”. Bocados Divinos, colaboradora de Cocinatis.

Tosta con revuelto de espinacas y gambas | antena3.com

Espinacas (con piñones y pasas). “Recuerdo que pasé una tarde entera sentado frente a un plato de pequeño. Tal es mi trauma que no he vuelto a probar jamás las espinacas y mi odio hacia las pasas en infinito”. Yumland, colaborador de Cocinatis.

Hígado de ternera al vino tinto con champiñones | antena3.com

Hígado encebollado. “No puedo con su aspecto, su textura, su aroma… (¿he dicho aroma?). Alimenta, y mucho, pero no huele como me gusta que huelan los platos. Lo siento, pero detesto el hígado encebollado”. Carme Gasull, colaboradora de Cocinatis.

Ay, los tirabeques | Wikipedia

Tirabeques. “Me daban un asco tremendo por los hilos que tienen, con los que siempre me atragantaba, y encima se empeñaban en que me acabara el plato. A lo mejor es la típica cosa que la pruebas de mayor y te gusta, pero como les cogí pánico, no me he vuelto a arrimar”. Óscar Senar, colaborador de Cocinatis.

Los tallos de las acelgas pueden utilizarse. | Los tallos de las acelgas pueden utilizarse.

Acelgas. “Yo tenía acelgafobia. Odiaba su sabor, su color… todo. Cuando las veía asomando en el carro de la compra de mi madre me echaba a temblar. Y lo peor de todo es que ahora me encantan las pencas de las acelgas”. Eneko Sukaldari, colaborador de Cocinatis.

Javier Sánchez | Madrid | Actualizado el 23/06/2018 a las 12:34 horas

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.