Buñuelos, panellets, huesos de santo, pestiños...

Buñuelos, panellets, huesos de santo, pestiños...

Los dulces viejunos de Todos los Santos, ¿molan o no?

Mucho Halloween y tal con pastelitos con forma de fantasma o calabaza, pero, ¿qué hay de nuestros dulces tradicionales españoles?, ¿nos molan o son viejunos a muerte? Los sometemos al juicio de nuestro equipo de expertos.

¿Nos molan los buñuelos o en realidad no?
¿Nos molan los buñuelos o en realidad no? | Wikipedia

Bueeeeno, llega Halloween y es el momento de ir de puerta en puerta recogiendo chuches y dulces con nuestras calabazas... Un momento. UN MOMENTO. Todo esto está muy bien, pero, ¿qué queda de la fiesta de Todos los Santos?, ¿nos sigue molando? Sometemos a nuestro equipo a una cata de los dulces viejunos de siempre. A saber: panallets, buñuelos, huesos de santo y pestiños. Unos aprueban y otros no.

Buñuelos. Una masa de harina frita con rellenos de todo tipo. Desde crema pastelera a chocolate. ¿Mola o no?

Astrid García, coordinadora de verticales web de Atresmedia, se declara a favor:"Me encantan rellenos de chocolate, nata o crema pastelera. La mezcla fritanga+dulce es una bomba calórica irresistible. Desconfío de quienes los prefieren vacíos tanto como de los 'haters' del queso".

Javier Sánchez, el que escribe esto: "Los buñuelos son ese 'guilty pleasure' de todos los años. Me gustan rellenos de casi todos. Es un dulce engordante y vacaburro, pero me resulta irresistible para acompañar el café. El de trufa me pone mucho".

Laura Conde, compañera de fatigas en la coordinación de Cocinatis: "Coincido con Astrid en el gran tándem que constituyen fritanga y dulce. Los prefiero sin relleno".

Yumland, nuestro videoblogger amante de las recetacas brutas, los define como "ligeros y deliciosos, si los rellenas de nata ya me has ganado".

Eneko Sukaldari, nuestro colaborador euskaldún, amante del buen comer, habla de ellos como "arqueología dentro de la repostería viejuna. Una versión actualizada más ligera y con un relleno de ganache de maracuya y chocolate con peta zetas sería lo más".

Es decir, los buñuelos APRUEBAN.

Panellets. Una masa dulce hecha con azúcar, almendra cruda molida, huevo y ralladura de limón. Por fuera llevan clara de huevo y piñones adheridos.

Astrid: "A favor. Almendra y piñones en un bocado con el tamaño perfecto para que no llegue a empalagarte".

Javier: "Oh sí, todas las combinaciones de frutos secos y azúcar provocan en mí un deseo de ensalivarlos. Me gustan más los tradicionales de piñones, que los que se hacen con coco o chocolate.

Laura: "En contra, mezclar azúcar con frutos secos no me parece una buena idea en la mayoría de los casos. Estoy tan en contra como de las garrapiñadas. Son un mazacote indigesto, además".

Yumland: "Me resultan una bola dulce difícil de tragar".

Eneko Sukaldari: "A pesar de su viejunidad me parecen los más pasables aunque no vendría mal un poco de orujo para empujar".

Dos y medio a favor. APROBADO RASPADO.

Huesos de santo. Elaborados a base de mazapán de color blanco y que recuerda a un hueso por su forma. Van rellenos de crema de yema.

Astrid: "A favor siempre que no se sustituya la yema del relleno por cabello de ángel. ¿Quién decidió que podía ser agradable encontrarte hebras de calabaza en un dulce?".

Javier: "Los odio. Lo del relleno de yema me mata. Son un ejemplo de esa repostería castellana que echa para atrás. Con ejemplos como estos, viene el brownie y arrasa. Normal".

Laura: "En contra, el amor por la yema es sólo para unos cuantos elegidos, probablemente los mismos a los que les gustó el final de 'Lost'".

Yumland: "Me resultan empalagosos y demasiado dulces".

Eneko Sukaldari: "Me dan un poco de mal rollo desde niño y son demasiado empalagosos. Sugiero una versión oscura y actualizada del postre para paladares no beatos".

SUSPENSO GORDO para los huesos de santo.

Pestiños. También son tradicionales en estas fechas en distintas partes de España. Elaborados con masa de harina, fritos en aceite de oliva y pasados por miel.

Astrid: "En contra. Una auténtica fábrica de paluegos. Y la verdad es que están buenos, pero te tienen toda la tarde ocupada intentando despegar los restos de las muelas".

Javier: "En contra totalmente. El concepto de dulce pegajoso es una plaga. Y en España nos vuelve locos, no hay más que ver la capa esa horrible que le echamos por encima al pobre cruasán".

Laura: "A favor, siempre que lo que te mole sea alimentarte a base de suelas de zapatos".

Yumland: "Un clásico en mi familia que jamás falta, tremendos con un café mañanero".

Eneko Sukaldari: "Son aceitosos y empalagosos. Imposible pasarlos a palo seco piden a gritos algún licorcillo".

SUSPENSO GENERAL (lo siento Yumland).

Javier Sánchez | Madrid | 31/10/2015

Los mas vistos

Hogarmania

Buñuelos de canela

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.