Medio trattoria, medio sushi bar

Medio trattoria, medio sushi bar

¿No te decides sobre si quieres sushi o pizza? Tranqui, en Oh Bla Bla lo tienes todo

Este restaurante de Madrid se ha convertido en uno de los que más de moda están. Y no, no se trata solo de que sea punto de encuentro de vips (hasta el pequeño Nicolás ha pasado por aquí), sino de hay parte de la carta que es japonesa y, la otra, italiana.

¿Hace un poco de sushi? ¿O eres más de fetuccini?
¿Hace un poco de sushi? ¿O eres más de fetuccini? | Cocinatis

¿Cuántas veces habéis discutido con vuestra pareja/amigo/amigovio sobre si esa noche tocaba comida japonesa o comida italiana? No hay nada peor que tener un antojo de sushi brutal y que llegue la otra parte diciendo que esa noche se mete entre pecho y espalda una pizza como hay Dios...

Aunque éste parecía un problema de difícil resolución, en Oh Bla Bla, un restaurante de reciente inauguración en Madrid, han hallado la fórmula. Su carta revela algo insólito: la mitad habla en japonés y la otra mitad con un exquisito acento italiano. Parece una locura, pero, en realidad, es una idea genial.

El ideólogo de este proyecto es Nacho Charrabe, que ha puesto en marcha un restaurante ubicado en la calle Génova, en un espacio contiguo al clásico Riofrio. La apuesta, además, tiene en cuenta el producto. Bajo el lema de "somos lo que comemos", ha dado el protagonismo a materias primas como la masa de pizza, 100 por 100 orgánica, elaborada con trigo y levaduras de cultivo biodinámico, los huevos de gallinas criadas en libertad en Cuenca, miel y mermeladas elaboradas de forma artesanal en Rumania, pollos ecológicos servidos por un pequeño productor francés, frutas de kilómetro 0 de la Frutería Aragón y  pescados del día, que el mismo Charrabe se encarga de comprar cada mañana en el mercado. Los detalles secundarios también están cuidados con mimo: así el pan es de masa madre y lo sirven Madre Hizo Pan y el café es 100 por 100 orgánico arábico.

Es bonito el interior, inspirado en las cafeterías escandinavas de mediados del siglo pasado con sus sillones verde botella, paneles de madera en las paredes y hasta una gran barra de cobre. En el exterior, una terraza acondicionada con mantas y estufas (que ya van haciendo menos falta, menos mal). Y en la carta, que es lo importante, opciones para ponerle los cuernos tanto a la cocina italiana como a la gastronomía japonesa, según nos convenga. Hay platos de pasta como los panzerotti de calabaza a la salvia orgánica o la pizza de espinacas frescas y gambas al ajillo. En el otro lado, sushi variado, conos de salmón, atún o pez mantequilla o el sashimi del día, que va cambiando según mercado. Todos elaborados en vivo y en directo por el sushiman, a la vista del público.

Para los que no quieran ni lo uno ni lo otro, tranquilos porque hay más: tablitas ibéricas que se acompañan de pan con tomate, hamburguesas al estilo de Jamie Oliver o el pescado del día, que, además, puede ser una grata sorpresa: sin ir más lejos, el día que visitamos el restaurante era un fantástica dorada encuelta en hoja de plátano con la que nos chupamos los dedos. Más detalles que se han cuidado: las tartas son de Celicioso, 'gluten free', y buenas no, buenísimas. Nunca un restaurante había puesto de acuerdo a tantas personas.

Oh Bla Bla. Génova, 28. Madrid. Horario, de lunes a domingo de 10 de la mañana a 2 de la madrugada. www.restauranteohblabla.com. Precio medio a la carta: 30 euros.

Pista Cocinatis: Precios bastante comedidos en los vinos. Se agradece.

Javier Sánchez @srjaviersanchez | Madrid | Actualizado el 23/06/2018 a las 13:24 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.