Menos carne y más verduras y hortalizas

Menos carne y más verduras y hortalizas

¿Cómo debemos comer ahora?, ¿es el pollo seguro?, ¿y la leche?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) soltó ayer la bomba al anunciar que el consumo de carne procesada y el de carne roja "probablemente" aumentan el riesgo de padecer determinados tipos de cáncer. La cuestión ahora es, ¿cómo debemos alimentarnos?

Ya sabemos que las salchichas muy buenas no son, ¿y el resto?
Ya sabemos que las salchichas muy buenas no son, ¿y el resto? | Wikipedia

Día 1 después de conocer que el bacon y las salchichas son el mal. O al menos, según la declaración de ayer de la OMS en la que se aseguraba que la ingesta de 50 gramos diarios aumenta en un 18% el riesgo de desarrollar cáncer. En el caso de la carne roja sin procesar, la conclusión era que, "probablemente" aumente el riesgo de padecer este tipo de enfermedades.

Aunque el aumento en el riesgo no parece demasiado elevado, el anuncio de la OMS sí que llama la atención sobre un asunto que debería preocuparnos a todos: los efectos de los alimentos excesivamente procesados en la salud humana. Para ahondar en el tema hablamos con Ata Pouramini, orientados en salud y nutricionista y autor del libro 'Tú eres tu medicina', que insta a tomar conciencia sobre lo que comemos. Nos da una serie puntos interesantes para completar el análisis de la OMS.

Esto no es nuevo. Pouramani explica que ya se sabía que había relación entre el consumo de carne, procesada o no, y un mayor riesgo de padecer cáncer. "Hay al menos tres informes muy importantes que vinculan estas dos variables. En uno de ellos, 'The Study of Red Meat Consumption and Mortality' publicado en la revista 'Archivos de Medicina Interna', se especificaba que ingerir 85 gramos de carne roja al día no procesada al día producía un incremento del 13% en la mortalidad del individuo y que éste subía al 20% si se trataba de carne procesada. Esta cantidad es muy pequeña".

Comemos más carne que nunca. Nuestros bisabuelos consumían cinco veces menos carne que nosotros, lo que explica, según Pouramani, el aumento de enfermedades en los tiempos actuales.

No es solo el cerdo, es también el pollo… "Y en general, cualquier alimento procesado. Si miras el etiquetado de un jamón de york te puedes encontrar con casi cualquier cosa: soja, gluten, azúcar…".

No es lo mismo jamón ibérico que bacon industrial. "La grasa saturada del jamón ibérico de bellota es muy buena para nuestra salud. El problema es, ¿cuánta gente puede comer jamón ibérico de bellota? El precio es una gran barrera para la gente, que acaba comprando carne mal por no poder comprar la buena".

La carne ecológica es una solución, pero (otra vez)cara. Pouramani explica que una de las soluciones es comprar carne ecológica "porque, al final, tú eres lo que comes y cuando estás ingiriendo carne de un animal, estás comiendo lo que ese animal tomó. Si se trata de piensos industriales en los que puede haber trasngénicos pues, imagínate… Los animales producidos de manera ecológica tienen una alimentación natural y, de esta forma, evitas meter en tu cuerpo sustancias nocivas". El problema vuelve a ser, claro está, el precio.

La solución… comer carne de calidad (muy de vez en cuando). Entonces, si uno no tiene dinero para comprar jamón ibérico de bellota y carne ecológica a diario, ¿qué hacemos? "Lo ideal es restringir el consumo de carne a unos días en concreto. En nuestra rutina habitual, es mejor sustituirla por verduras, legumbres, huevos (ecológicos) o pescado (si es ecológico, mejor)".

¿Qué hacemos con los embutidos? "No te quepa duda de que hay pechuga de pavo de una gran calidad y que únicamente lleva pavo hervido con sal y quizá algún conservante para que dure un poco más, pero resulta muy cara". ¿Con qué podemos sustituirla? "Con una zanahoria. Hay que abrirse a otra alimentación más saludable, en la que comamos alimentos que no hagan daño a nuestro cuerpo".

La leche tampoco se libra. La pasteurización "tritura todo lo bueno que hay en la leche", explica Pouramani, que asegura que hay alternativas como "la de arroz o la de almendras". Recomienda vigilar la de soja, porque puede contener fitoestrógenos.

Javier Sánchez | @srjaviersanchez | Madrid | 27/10/2015

Los mas vistos

Hogarmania

Buñuelos de canela

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.