CINCO RESTAURANTES EN LOS QUE HAY QUE DETENERSE

CINCO RESTAURANTES EN LOS QUE HAY QUE DETENERSE

Comer (y no sólo comprar) en el mercado

El mercado es mucho más que un lugar en el que comprar. Es un espacio para descubrir las nuevas tendencias culinarias, un centro social y también un lugar en el que comer de fábula, como demuestran algunos locales ubicados en su interior.

 

abastos
Ojo al nivelazo: este es el pulpo con flores de Abastos 2.0 en Santiago. | Cocinatis

QUIM DE LA BOQUERIA EN EL MERCAT DE LA BOQUERIA (BARCELONA)
Ferran Adrià y su hermano Albert siempre citan este restaurante del Mercat de la Boqueria barcelonés como un imprescindible de la ciudad en materia de tapas. Tiene, de hecho, platos emblemáticos que han pasado ya a los anales de la historia gastronómica de la ciudad y que son un estandarte de los llamados 'esmorzars de forquilla' (literalmente: almuerzos de tenedor) tan populares durante una época. Su plato estrella es, y damos fe de que es estupendo, los huevos fritos con chipirones, aunque también sirven otras tapas de cocina tradicional elaborada, claro, con el mejor de los productos, adquiridos a diario en el mercado: desde la 'botifarra amb mongetes' a la escalivada, pasando por otras especialidades de huevos con diversos acompañamientos. Su pequeña barra siempre está a tope.

 

SAN ANTON BY CINCO JOTAS EN EL MERCADO DE SAN ANTÓN
Más sofisticado que la Boqueria, hallamos en pleno barrio de Chueca este restaurante que, de la mano de Cinco Jotas, rinde homenaje al jamón ibérico de bellota. En esta ocasión 100% ibérico, de Jabugo y de bellota, que se sirve en este restaurante la mar de 'chic' acompañado de pan con tomate. El ibérico es un plato básico de una carta que cuenta con numerosas especialidades que van más allá del jamón: desde el tartar de atún con helado de frutos del bosque hasta la minihamburguesa o los rollitos de tofu, pasando por otros guiños a la cocina asiática como el wok de verduras. Tienen un postres que hace estragos entre el público: las tres texturas de chocolate con perlas de peta-zeta (sólo para los muy chocolateros).

 

ABASTOS 2.0 EN EL MERCADO DE ABASTOS DE SANTIAGO DE COMPOSTELA
Si hay un establecimiento que rinde homenaje al término cocina de mercado en toda su magnitud es este minúsculo espacio ubicado en el Mercado de Abastos de Santiago de Compostela, donde dos jóvenes emprendedores decidieron abrir lo que ellos llaman un “espacio gastronómico” en el que cocinar a diario con los productos que brinda el mercado, que ellos mismos compran en función, ni más ni menos, de lo que les entra por los ojos, y que se convierte en una cocina gallega reinventada de primer nivel. Tal ha sido el éxito de la taberna que el espacio se ha ampliado y cuenta con el nuevo Ghalpon, donde, por las noches, una vez cerrado el mercado, se realizan todo tipo de eventos relacionados con la gastronomía. Atención a los jueves de hamburguesas.

CENTRAL BAR BY RICARD CAMARENA EN EL MERCADO CENTRAL DE VALENCIA
Debe haber pocas cosas más gratificantes para un chef de raza que tener un restaurante en un mercado. Ricard Camarena, con su estrella Michelin, es un ejemplo más de que los grandes chefs no pueden resistirse a los encantos de los mercados, en este caso el Central de Valencia, y elaborar una carta de tapas y platillos como la de Central Bar. Bocadillos, ensaladillas, buñuelos, tapas, boquerones... todo ello elaborado con mucho mimo y con el mejor de los productos. ¿Una curiosidad? Entren en su página web www.centralbar.es y “oigan” la carta del restaurante.

 

EL MERCA'O EN EL MERCADO DEL ENSANCHE DE PAMPLONA
No esperen una barra ajetreada y platillos de ensaladilla rusa circulando entre gritos sobre sus cabezas. En El merca'o, pese a lo castizo de su nombre, no. Este sofisticado local con varios ambientes, que incluye una zona lounge y dos comedores privados, tiene en común con el resto de locales de esta lista que su carta se elabora íntegramente con productos adquiridos en el Mercado del Ensanche de Pamplona, que forman una carta de cocina creativa y saludable, con especial protagonismo de los productos frescos. Ensaladas multicolores con un toque creativo (vease la de cilindros de patata, pulpo troceado y pimentón de la vera), entrantes como las croquetas de ibérico, pescados y carnes forman la carta de este restaurante, a la que recomendamos aproximarnos a partir de un menú a 32 €. De postre, el que lleva por nombre 'Para los más chocolateros', una bomba.

 

 

Laura Conde @LauraConde5 | Barcelona | Actualizado el 23/06/2018 a las 14:28 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.