Gastas más energía en comerlos de la que ellos aportan

Gastas más energía en comerlos de la que ellos aportan

Los alimentos de las calorías negativas: comer para adelgazar

Suena bien, ¿verdad? Es el sueño húmedo de cualquier tragaldabas. Alimentos como la rúcula o el brócoli aportan tan pocas calorías que, probablemene, gastes más energía digiriéndolos.

Mirad el tesoro que hemos encontrado. ¡Unos pepinos adelgazantes!
Mirad el tesoro que hemos encontrado. ¡Unos pepinos adelgazantes! | Freeimages

A finales de los 90, al doctor norteamericano Neal Barnard se le encendió la bombilla respecto al tema de las dietas. Cansado de tener que responder sobre qué alimentos engordan menos, pensó que existía un grupo reducido de ellos con un aporte calórico tan ínfimo que se gastaba más energía digiriéndolos de la que aportaban. Expuso su teoría en un libro ('Foods that cause yo to lose weight: The negative calorie effect') y comenzó a hablar del concepto de "calorías negativas". Aunque los científicos aún no han podido demostrar que esto ocurra en realidad, los alimentos "quemagrasas" se han convertido en los más deseados. Estos son algunos de estos amigos hipocalóricos:

Lechuga. Nuestra buena amiga la lechuga no pasa de las 15 calorías por cada 100 gramos. Vale, es un poco insulsa si no la acompañamos de nuestros amigos el aceite y el vinagre, pero lo bueno aquí es que hay mucho margen. En lugar de hacerte ensaladas con bases más pesadas como arroz o pasta, aprovecha que la lechuga tiende a 0 para saciarte. Además, lo peta en fibra.

Apio. Ahí donde lo tenemos, 16 calorías le contemplan por cada 100 gramos -ni una más, ni una menos-. Otra fuente natural de fibra que, además, actúa como diurético y antiinflamatorio natural. ¿Que cómo se toma? Pues en zumos y en sorprendentes ensaladas en las que solo está esta verdura, el aceite, el vinagre y un poquito de sal. Menos es más.

Pepino. Todos hemos tenido a la típica compañera de piso que se 'jartaba' de pepino con yogur desnatado. No nos extraña, porque anda por las 16 calorías por cada 100 gramos. Es decir, que tanto si lo ponemos como base en una ensalada como si lo tomamos en plan  'crudité' nuestro cuerpo nos lo agradecerá. Sus propiedades antiinflamatorias son increíbles, por no hablar de que es un gran aliado para la piel.

Espárrago. Nuestro amigo, el rey de la huerta, solo aporta 20 calorías por cada 100 gramos que nos metemos entre pecho y espalda. ¿Cómo prepararlo sin añadirle más grasa de la cuenta? Pues haciéndolo a la plancha o metiéndolo en cremitas hipersaludables. Otro que rebosa fibra y que rico en minerales cómo él solo.

Rúcula. Bienvenidos al fantástico mundo de la rúcula. Esta hoja, de sabor ligeramente picante, es el acompañante perfecto para tus momentos de debilidad entre horas. Solo tiene 25 calorías por cada 100 gramos. Ojo, porque hay quién la consume sola debido a su potente sabor. Además, aporta vitamina C, beta carotenos y provitamina A. También posee una gran cantidad de hierro. Lo ideal, tomarla en ensalada.

Repollo. Con un total de 32 calorías por cada 100 gramos, el repollo se sitúa en la 'pole position' de los alimentos "adelgazantes". Rica en vitamina A y vitamina C, aporta también la fuerza de sus fitoquímicos (que le dan su característico color verde) y que son un potente anticancerígeno. Si lo rehogamos algo más engordará, pero estará mucho más bueno.

Brócoli. 34 calorías poseen cada 100 gramos de brócoli, una cantidad verdaderamente ridícula que hace que estos "arbolitos" sean unos aliados de primera en cualquier 'Operación Bikini' que se precie. Se pueden tomar hervidos o, si nos importa añadir alguna caloría más, salteados a la sartén. Entre sus fantásticas cualidades, tiene vitamina C, ácido fólico y minerales como el zinc o el hierro.

Caldo de pollo. Los alimentos de 'calorías negativas' no son solo para el verano. Si después de las altas temperaturas, queremos seguir cuidándonos, podemos hacerlo con platos como un buen caldo de pollo. Tan solo lleva 35 calorías por cada 100 gramos lo que permite quitar el frío y cuidar la línea de una tacada. Además, tiene cualidades antiinflamatorias. ¡Resfriado, lárgate!

Melón. ¡Es una fruta de verano! ¡Y solo tiene 36 calorías por cada 100 gramos! El viejo dicho de nuestras abuelas de "qué bueno el melón, porque está muy rico es casi todo agua" es muy cierto. Apenas engorda, refresca como el que más y encima son ricos en vitamina A que nuestro organismo convierte en potentes antioxidantes. ¿Alguien da más?

Melocotón. Otra fruta sabrosa que solo acumula 39 calorías por cada 100 gramos. Eso sí, no hablamos de la versión en almíbar, que nos conocemos... Además de poder comerse al natural, se puede introducir en zumos, ensaladas e incluso gazpachos. Tiene vitamina C, A, B1, B2 y B3. Todo un repóker de salud.

 

Javier Sánchez @srjaviersanchez | Madrid | 05/06/2014

Los mas vistos

Hogarmania

Buñuelos de canela

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.