Se puede hacer de poleo y conviene macerar los ingredientes

Se puede hacer de poleo y conviene macerar los ingredientes

'Snacks' de gazpacho crujiente y otras curiosidades que te dejarán boquiabierto

En el gazpacho cada uno tiene su receta, pero hay cosas que nos conviene saber: ¿qué hay que hacer para que no repita?, ¿puede congelarse o la estoy liando? Relájate: te contamos todo lo que siempre quisiste saber.

Si pensabáis que en gazpacho estaba todo inventado, estabáis equivocados: faltaba la versión snack.
Si pensabáis que en gazpacho estaba todo inventado, estabáis equivocados: faltaba la versión snack. | Casual Fruit

Llega el verano y para nosotros, que somos de gazpacho diario, empieza una fiesta de las verduras. No hay plato más sabroso y sencillo que esta “cold tomato soup” como la llaman fuera de nuestras fronteras. La receta básica ya la sabemos todos: tomate, aceite, pepino, pimiento verde, vinagre, un pelín de ajo y un pelín de pan. Pero hay muchas curiosidades sobre este pelotazo vitamínico que no sabemos. Aquí os contamos unas cuantas.

¿De dónde viene el nombre?

Buena pregunta, hay diversas teorías y todas se basan en la popularidad del plato en el sur de Europa. Los hay que dicen que viene del verbo "gazaz", hebreo, y que significa "partir en pedazos". Otros lo vinculan con el feote término portugués "caspa", que hace alusión a los restos de comida con los que se preparaba y de ahí, "caspacho". Finalmente, hay también quién dice que su origen está en términos toscanos como "guazo", que hecen referencia a recetas similares

No tengo tomate, ¿puede hacerlo igualmente?

Hombre, pues claro que sí. Hay que tener en cuenta que el gazpacho ya existía antes del descubrimiento de América y que el tomate, hasta que Colón y los suyos lo trajeron, no existía. La receta original consistía en trozos de pan, aceite, vinagre, sal y ajo machacados y, ¡hala! 'pa'dentro'. Es verdad que esta receta de campesinos luego acogió al tomate como hijo pródigo, pero hay muchos chefs y cocinillas que hacen versiones estupendas con sandía, cerezas o incluso poleo, eso sí, silvestre o de herbolario, porque como lo añadamos de bolsita de infusión, eso no habrá quién se lo tome.

Mira, tengo tomate, pero de lata... ¿también sirve?

Pues va a ser que no. Ten en cuenta que el tomate triturado o entero en lata tiene conservantes y antioxidantes que le dan un saborcillo particular. Arriésgate si quieres, pero te vas a llevar una decepción. Además, es un crimen. Coge siempre tomates blanditos, de pera a poder ser, que vienen cargados de zumo. Si lo haces con los pétreos tomates que se venden para ensalada, también vas a hacer un gazpacho de pena, penita, pena.

Vale, con tomates pera, ¿cómo consigo que quede rojo reventón?

Cuanto más rojeras sean los tomates, más bonito de color te va a quedar. Hay otros truco: si añades el aceite al final, no se emulsionará, con lo que evitarás que la mezcla tome un color más anaranjado. De todos modos, fanáticos del licopeno -colorante natural del tomate-, no os volváis locos: hay gazpachos rojos para tirarlos y otros anaranjados que hacen levitar.

Ay, se me repite. ¿Cómo lo puedo evitar?

Con ajo, cebolla y pepino, siempre puede repetir un poco. No pasa nada, ¡que sería de una buena siesta veraniega sin ese regreso inesperado del gazpacho. Hay trucos para minimizarlo: blanquear un poco el ajo y la cebolla en agua y, respecto al pepino, quitarle las pepitas y dejarlo reposando con sal para que suelte todo el líquido. Así algo haremos.

Qué bien que se haga en veinte minutos…

Sí, es cierto que es una receta rápida, pero ¡ojo! los mayores expertos en el arte del gazpacho recomiendan dejar macerando la noche antes las verduras con aceite y sal y el pan con un poco de vinagre. Solo así conseguiremos ese saborcillo megapro con el que dejar boquiabiertas a nuestras amistades.

¿Cuántos días tengo para tomarlo?

Cuatro o cinco días en el frigorífico puede pasarlos sin ningún problema. Hay gente que asegura que el pan hace que dure menos o que afirma que echarle una cucharada de mayonesa ayuda a prolongar su vida. Lo cierto es que no está demostrado.

Me ha sobrado, ¿y si lo congelo?

Pues antes de tirarlo, desde luego. Ojo, porque cuando lo saques del congelador, es posible que esté desligado y anden el tomate por un lado y el aceite por otro. Nada que no pueda solucionar un golpe de batidora antes de volver a servirlo.

¿Se puede morder el gazpacho?

Hasta este año, no. Pero en la última edición de Alimentaria unos emprendendores presentaron un snack de gazpacho que no solo se puede morder, sino que cruje. Está hecho a base de frutas y verduras liofilizadas y maíz. ¿Una cañita y unos chips de gazpacho?

Me ofrecen gazpachuelo, ¿es lo mismo?

Toma ‘false friend’. Nada, nada, no tiene nada que ver. Es una sopa caliente que lleva caldo de pescado, mayonesa, clara de huevo y patatas cocidas. Se acompaña de trozos de pan tostado. Su nombre viene porque también lleva los cuatro ingredientes originarios del gazpacho (el ajo y el aceite de la mayonesa, agua y pan).

Javier Sánchez @srjaviersanchez | Madrid | 07/06/2014

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo colocar un techo aislante acústico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.