IMAGINACIÓN Y SENTIDO COMÚN PARA EVITAR CALORÍAS EXTRA INNECESARIAS

IMAGINACIÓN Y SENTIDO COMÚN PARA EVITAR CALORÍAS EXTRA INNECESARIAS

No te engañes: ¡Esa bomba calórica no puede llamarse ensalada!

Con el verano a la vuelta de la esquina y la sombra de la operación bikini acechando, las ensaladas empiezan a predominar en nuestros menús diarios. Sin embargo, comer lechuga y tomate todos los días resulta aburrido y poco saludable. Atentos a estos siete trucos para preparar ensaladas más sanas y ligeras.

Siete trucos para conseguir ensaladas más ligeras
Siete trucos para conseguir ensaladas más ligeras | G+J

Hay infinidad de ensaladas que podemos preparar con ingredientes de todo tipo, pero es ahí donde cometemos los principales errores: una ensalada debe ser ligera y no podemos olvidar esa premisa a la hora de prepararla sin pasarnos de calorías.

1- Lechuga
El ingrediente básico de una ensalada es la lechuga. Además de ligera, ayuda a saciarnos y combina muy bien con otros ingredientes. Echa bastante lechuga y menos cantidad de otros ingredientes para aligerar tus ensaladas.

2- Ensaladas 'fast food'
Evita las ensaladas envasadas tipo la César que llevan salsas, picatostes de pan y pollo rebozado. No son nada ligeras y llevan ingredientes que aumentan mucho la cantidad de calorías.

3- Ingredientes a la plancha
Puedes añadir a tus ensaladas pollo o pavo, pero que sean a la plancha, ya que es la forma más ligera y saludable de prepararlos.

4- Aliñar la ensalada
No te pases con el aceite, pero un poquito es recomendable. Si añades vinagre, evita el de Módena, que es más calórico. ¿Quieres una idea de salsa original para no recurrir siempre a la misma? Puedes hacer un aliño perfecto con medio vaso de zumo de limón y con un poquito de miel, lo calientas y tendrás una salsa deliciosa para dar sabor a tus ensaladas.

No conviene utilizarla siempre, pero para algún día está muy bien y es más natural y ligera que las salsas artificiales que nos venden para alegrar las ensaladas. Otro consejo: la mostaza es una de las salsas que menos calorías aporta.

5- Queso
Hay mucha gente que no concibe una ensalada sin queso. Si es tu caso, debes saber que la mejor idea es recurrir a los quesos bajos en grasas o descremados, como el queso de Burgos, que es ligero y muy saludable. Un dato: si piensas que la mozzarella de búfala  es la mejor aliada de tus ensaladas, sentimos decirte que, por sus calorías, quizá no lo sea, ya que por cada 100 gramos aporta unas 300 kcal. Se permite en dietas para perder peso, pero con moderación.

6- Productos de temporada
Sí, parece raro, pero una forma de hacer ensaladas más ligeras es recurrir a productos de temporada. ¿Por qué? Porque los productos de temporada tienen mucho más sabor y no tendremos la necesidad de solventar la falta de sabor con más ingredientes o con salsas extra.

7- Cantidad de ingredientes
Un error que añade muchas calorías a las ensaladas es echarles muchos ingredientes. Volvemos a repetir que para que una ensalada esté rica y sea ligera debe llevar pocos ingredientes y bien elegidos. Esa es la clave.

¿Te gusta la piña? También puedes introducirla en tus ensaladas, ya que es diurética y aporta pocas calorías.

Hay ensaladas para todos los gustos y podemos variar mucho los ingredientes al prepararlas para no caer siempre en las mismas recetas. Los mejores consejos para preparar ensaladas ligeras son dos: imaginación y sentido común para no añadir calorías innecesarias.

@mia_revista para @cocinatis | Madrid | 14/04/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.