Tira la aceitera a la basura

Tira la aceitera a la basura

Siete errores que cometes con el aceite de freír

Ojo, que la lías parda. Sigue estos consejos y evitarás posibles intoxicaciones y demás movidas en tu estómago.

Ojo si vas a reutilizar el aceite.
Ojo si vas a reutilizar el aceite. | Pxhere

Los padres dan buenos consejos el 99% de las veces. Cuando te fuiste de casa te despidieron regalándote un ajuar para tu vida adulta y es posible que entre los enseres hubiera una aceitera. Ellos lo hacen para que seas una persona de provecho y no despilfarres, pero usar una aceitera no es tan fácil como parece debido a lo delicado que es el aceite usado, sea del origen vegetal que sea. Sigue estos consejos y no habrá problema.

El aceite debe estar limpio para poder reutilizarse. | Max Pixel

1. Lo has dejado a temperatura ambiente. Craso error que todos cometemos. Lo que sucede con el aceite en estos casos es que se vuelve anaeróbico y puede ser el caldo de cultivo para que crezca la bacteria Clostridium botulinum, que puede causar el botulismo e intoxicarte. Mantenlo siempre refrigerado o incluso congelado, lo que retrasa el posible crecimiento de estas bacterias.

2. No lo has colado adecuadamente. La fritura siempre deja impurezas en forma de trozos de alimento que se desgajan y se acaban quemando y contaminando y adulterando nuestro aceite en caso de que sigan en contacto con él.

3. Sale humo demasiado pronto. Cada aceite tiene una temperatura en la que empieza a humear y que es más alta en el caso de los refinados. Cada vez que reutilizamos el aceite, ese punto es más bajo y llega un punto en que el humo puede aparecer apenas pongamos la sartén a calentar. Es el momento de descartarlo.

4. Cambia de color o forma espuma. Son dos indicativos claros de que ese aceite ha perdido sus propiedades y se encuentra contaminado por desechos, exceso de agua u otros factores Deséchalo.

Si el olor o el aspecto del aceite son raros, cámbialo. | Pixabay

5. Huele a rancio. Si hay alguno bueno de que un aceite se ponga rancio es que nuestro olfato lo detecta con bastante facilidad. Es una manifestación evidente de que el aceite contiene radicales libres, moléculas que pueden dañar nuestras células y aumentar el riesgo de cáncer, además de afectar la calidad de la comida.

6. Lo calientas demasiado o demasiado poco. En el primer caso, esto va a llevar a que la comida quede grasienta. En el segundo caso, a que se queme. Ninguno de los dos casos nos interesa, así que conviene estar atentos a la temperatura para que no nos quedemos escasos ni nos pasemos de vueltas.

7. Salas la comida antes de freírla. Es algo que hacemos casi todos de manera inconsciente, por ejemplo, con las patatas fritas. El problema de la sal es que rebaja el momento en el que un aceite comienza a ahumar y, por tanto, lo degrada más rápidamente.

Dos consejos de propina: El primero es que hay que freír menos. No solo para seguir una alimentación más saludable, sino también para gastar menos. El segundo deriva del primero: cuanto menos friamos, mayor calidad tendrá el aceite y mejor quedarán las frituras. Dicho de otro modo: menos patatas fritas pero de más calidad.

Javier Sánchez | Madrid | 27/03/2018

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo colocar un techo aislante acústico

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.