POR ESO DAN PENA TUS CROQUETAS

POR ESO DAN PENA TUS CROQUETAS

Siete errores garrafales que cometes al rebozar

Rebozar bien no es fácil, pues entran en juego numerosos factores que a menudo se nos escapan de las manos. Cantidades de huevo y pan rallado (o lo que utilices), temperatura del aceite, características del fuego... ¿Cómo conjugar todos estos elementos para rebozar 'like a pro'? Sobre todo no cometas estos errores.

Consigue unos rebozados perfectos siguiendo estos sencillos pasos
Es necesario conocer las diferentes variantes de rebozados | G+J

1- Utiliza ingredientes de calidad

Es de sentido común, pero vale la pena recordar que si el aceite es malo, los huevos son 3 (¿que todavía no sabes qué significa este número?), la harina es un desastre, la sartén es de los 80 y tampoco tienes demasiado controlados los fogones el resultado solo puede ser lamentable. Asegúrate de hacerte con unos ingredientes de calidad y una buena sartén (si no tienes freidora), pues es fundamental que no se nos peguen los ingredientes.

2- Ojo con la temperatura del aceite

Para conseguir un buen rebozado es importante que la temperatura del aceite ronde los 180º. Los que están muy acostumbrados suelen calcularlo a ojo, pero si no es tu caso te recomendamos que te hagas con un buen termómetro de cocina. Si el aceite está tirando a frío, te quedará un rebozado blandengue y aceitoso, y si está muy caliente se te van a quemar las croquetas. Mucha atención, pues, a este paso decisivo en el éxito de tu plato.

Aceite de oliva virgen extra | Sinc

3- ¿Qué aceite escoger?

Para rebozar y freír es fundamental que los aceites que escojamos aguanten bien las temperaturas altas. En general, los aceites refinados las soportan mejor, de manera que un virgen extra no refinado no parece la mejor opción para freír. El aceite de girasol alto oleico o el de oliva refinado son buenas opciones para freír y rebozar, mientras que conviene huir de otros aceites que toleran bien las altas temperaturas pero no son nada saludables, como el de palma, con una gran cantidad de grasas saturadas.

4- No reutilices como si no hubiera un mañana

El aceite puede reutilizarse, sí, de hecho hay estudios que aseguran que se puede usar hasta 25 veces en el caso de los de oliva y 15 los de girasol. Pero esta afirmación es discutible, ya que en muchas ocasiones el aceite nos está pidiendo a gritos que lo reemplacemos. Si está muy oscuro, se ha formado espuma o tiene restos de otras frituras que no han podido eliminarse al colarlo, adiós muy buenas: mejor no usarlo más.

5- No tengas prisa

Las escalopas mejor que las frías de dos en dos, y las croquetas o buñuelos de tres en tres. Cuando lo echamos todo de golpe en una sartén con el aceite hirviendo hacemos que baje inmediatamente su temperatura y por lo tanto el proceso acabe fracasando. Para que la temperatura del aceite se mantenga y el rebozado sea perfecto, es conveniente echar pocas cantidades en la sartén y tener mucha paciencia. Si lo que pretendemos rebozar está congelado, tenemos que tener especial cuidado.

Croquetas de hongos | ANTENA3.COM

6- Sumerge las piezas por completo

Las piezas que deseamos rebozar deben quedar completamente sumergidas en el aceite, de manera que no tengamos apenas necesidad de darles vueltas. Gastaremos más aceite, sí, pero solo así garantizaremos un rebozado perfecto.

7- Tiras el aceite sobrante por el fregadero

El aceite sobrante se recicla, ya que si lo tiramos por el fregadero contamina mucho. Guárdalo en una botella de plástico y llévalo al punto de reciclaje más cercano.

Laura Conde | Barcelona | 24/05/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.