Cuidado, porque podrías intoxicarte

Cuidado, porque podrías intoxicarte

Seis comidas que no conviene que recalientes

Apio, huevo, pollo, arroz... son alimentos que pueden convertirse en elementos peligrosos al recalentarlos. Si haces bastante comida con intención de comerla al día siguiente, procura que estos ingredientes queden fuera.

Cuidadín con recalentar el arroz...
Cuidadín con recalentar el arroz... | Flickr

Puede ser por haber calculado mal las proporciones, por que alguien no se haya presentado a cenar o porque, directamente, hayamos decidido hacer comida para toda la semana. El caso es que en la vida moderna lo de hacer comida de cero para cada día ya no se estila. Y al día siguiente, recalentamos alegremente nuestro plato sin tener en cuenta que, haciéndolo, podemos estar poniendo en peligro nuestra salud.

¿Cuál es el problema? De acuerdo con la Food Standars Agency (FSA) británica, la máxima autoridad del Reino Unido en seguridad alimentaria, las bacterias siempre están al acecho pero existen alimentos que, además, tienen un plus de peligrosidad. Aquí van seis que nos pueden dar un disgustillo.

Arroz. Es muy habitual que nos sobre el arroz y según la FSA es uno de los alimentos más peligrosos en el momento de aprovechar sobras. El principal problema no tiene que ver con el recalentamiento, sino con cómo lo hayamos guardado hasta ese momento. El arroz sin cocinar puede contener bacterias capaces de causar envenenamiento y que pueden incluso sobrevivir al cocerlo. Si lo dejamos a temperatura ambiente, las esporas de las bacterias pueden multiplicarse y no, no se morirán en el proceso del recalentado.

Pollo. Con el pollo pueden surgir problemas al recalentarlo. La composición de proteínas de un pollo puede verse modificada si lo recalentamos en una segunda ocasión después de que haya estado metido en el frigorífico. Para evitar cualquier complicación, lo que tenemos que hacer es asegurarnos de que el interior de la pieza está realmente caliente y evitar, por todos los medios, que no esté totalmente cocinado.

Apio. ¿Empleas apio en tus sopas o cremas? Haces bien, ya que tiene muchas propiedades beneficiosas para el organismo. Eso sí, recuerda que recalentarlo no es nunca una buena idea. Los nitratos que contiene este vegetal pueden convertirse, en el momento de recalentarse, en nitrosaminas, que son agentes cancerígenos.

Huevos. En el caso de los huevos revueltos o de los huevos cocidos, las complicaciones a la hora de recalentar pueden ser varias: por un lado, hay que tener en cuenta que aplicar demasiado calor puede provocar que aparezcan bacterias peligrosas para nuestra salud. Por el otro, pasa lo mismo que con el arroz: si los hemos dejado a temperatura ambiente, los riesgos se multiplican.

Remolacha. Se puede utilizar tanto en cremas, como en salsas o ensaladas, por poner solo tres ejemplos. Su caso es el mismo que el del apio. Los nitratos que están presentes en la remolacha pueden transformarse, en determinadas condiciones, en compuestos peligrosos para nuestra salud.

Patatas. Botulismo. Esa es la palabra que nadie quiere escuchar y que puede aparecer en las patatas que ya están cocinadas y que se dejan a temperatura ambiente en lugar de refrigerarse. En el caso de que estén guardadas en papel de aluminio, los riesgos son aún mayores, ya que las patatas se quedan sin oxígeno.

Javier Sánchez | @srjaviersanchez | Madrid | Actualizado el 13/07/2018 a las 10:43 horas

Los mas vistos

Hogarmania

Paella Taj Mahal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.