Rebeca Cirujano los llama los 5 venenos blancos

Rebeca Cirujano los llama los 5 venenos blancos

Sal, azúcar, arroz, harina y leche, ¿malos para la salud?

¿Son la sal de mesa, el azúcar blanco, la harina de trigo refinada, la leche y el arroz blanco perjudiciales para nuestro cuerpo? Así lo sostiene Rebeca Cirujano, una coach especializada en salud que los llama "los 5 venenos blancos".

La harina, ¿un veneno blanco?
La harina, ¿un veneno blanco? | Freeimages

Antes de continuar leyendo, una advertencia: las próximas líneas pueden hacer que su mundo se tambalee. Es un toma de conciencia sobre productos que llevan considerándose "intocables" desde hace décadas, pero sobre los que, también desde hace años aunque de forma más acusada en los últimos años, comienza a planear la sombra de la desconfianza. Rebeca Cirujano (http://www.coachingmondorebeca.com), 'coach' especializada en salud es una de estas escépticas. Para ella, la sal común, la leche que llega a nuestros hogares vía súper, el azúcar blanquilla, el arroz blanco y la harina de trigo refinada son "los 5 venenos blancos".

Azúcar blanco. "Si la gente supiera los métodos que se utilizan para blanquear el azúcar...", reflexiona Rebeca Cirujano, mientras recuerda que el color original es mucho más oscuro. El azúcar refinado es, para Rebeca, la demostración de un producto que no nos beneficia en nada y que seguimos tomando a diario. "Es una pena, porque el azúcar de caña tiene muchos minerale y aportes biológicos que, en el refinado, se pierden".

Sal de mesa. Otro producto que llega a nuestra mesa con el color alterado. "La sal marina, que es esencial para la vida. Tiene muchísimas propiedades naturales. Al refinarla, nos encontramos con un cristal que no tiene valo y que provoca problemas de hipertensión y retenciones de líquidos", asegura Rebeca, que no defiende que prescindamos de la sal, sino que elijamos la correcta.

Harina de trigo refinada. Otro alimento que no llega a nuestro hogar en las mejores condiciones. "La producción de pan blanco y una gran demanda por parte de la industria están detrás de la harina de trigo refinado", concluye Rebeca. Para esta 'coach' en salud, los problemas intestinales y el cansancio crónico están detrás del abuso de esta harina.

Leche. "No es de recibo que la leche que compramos sea un líquido blanco, más o menos graso y con escaso valor nutricional. Por eso acaban añadiéndole omega 3, para enriquecerla, porque en realidad no tiene propiedades nutricionales", explica Rebeca. La alternativa está en "leches" vegetales como las de arroz o soja, la más adecuada para una transición por resultar similar a la leche de vaca. "El problema que tenemos para dejar la leche es que hay un vínculo emocional con ella como alimento ya que nos remite a la figura materna", añade Rebeca.

Arroz blanco. La mayor sorpresa de la lista. Siempre habíamos escuchado a desengañados de la leche o el azúcar, pero la presencia del arroz blanco entre las sustancias 'non gratas' para nuestro cuerpo es una novedad. "El arroz integral es muy nutritivo y lleno de elementos beneficiosos, pero si le quitamos la cáscara, lo único que tendremos es un cereal que es puro almidón", dice Rebeca. Esta experta asegura que es "una locura" recomendar el arroz blanco para los enfermos, cuando, en realidad, se trata de un alimento sin ningún valor.

Javier Sánchez @srjaviersanchez | Madrid | Actualizado el 23/06/2018 a las 13:46 horas

Los mas vistos

Hogarmania

Paella Taj Mahal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.