EVITA LOS REMORDIMIENTOS DE PRINCIPIOS DE AÑO

EVITA LOS REMORDIMIENTOS DE PRINCIPIOS DE AÑO

¿Puede ser saludable y ligera la cena de Nochevieja?

Todos los años nos pasa lo mismo cuando llegan las navidades: comemos demasiado, hacemos mucha cantidad de comida y tiramos de sobras durante unos cuantos días. La figura se resiente y se nota en la báscula y siempre decimos lo mismo: ¡el año que viene cenamos más ligero!

Las mejores ideas para una cena de Nochevieja saludable y ligera
Cenar sano en Nochevieja es posible | G+J

Aún queda para la cena de Nochevieja y estás a tiempo de evitar excesos y digestiones pesadas. Te damos algunas ideas con las que preparar una cena especial, deliciosa, ligera y saludable:

Aperitivos. Uno de los principales errores que solemos cometer al preparar los menús navideños es poner demasiados entrantes y picoteo. Llenamos la mesa de rebanadas de pan con salmón, jamón serrano, queso, aceitunas, gambas, langostinos… todo vale y, al final, sobra y nos llenan demasiado. Si queremos apostar por una cena más ligera y saludable, lo primero que debemos hacer es reducir el número de aperitivos y elegir los más ligeros, como el marisco, un carpaccio de salmón con aguacate, por ejemplo, unos tomatitos a las finas hierbas o unas gulas con ajillo.

Algo verde. Otro error muy extendido es no poner nada “verde” en los menús navideños. Unos espárragos a la plancha o unas setas son buena idea. Una ensalada ayuda a facilitar la digestión, además es saciante.

Primeros. Si ponemos primeros demasiado contundentes, probablemente no pasemos al segundo y si, además, sumamos lo que ya llevamos comido hasta ese momento, quizá se desperdicie hasta el primero. Por eso, un buen primer plato para la cena de Nochevieja es una ensalada. Te proponemos que sea original, por ejemplo de rúcula con trocitos de salmón y dados de queso o, si lo prefieres, puedes hacer una ensalada de lechuga, naranja y pasas. También está deliciosa una ensalada de rúcula con gulas y gambas.

Segundos. Todo lo que ya llevamos en el estómago y, ahora, cordero, cochinillo, entrecot… Si no quieres algo tan pesado, la mejor opción es apostar por el pescado: una lubina  a la plancha con unas verduras o una merluza con cebolla caramelizada y gambas. Si prefieres carne, una buena idea es hacer pavo asado (y medir la ración, claro está).

Bebidas. Estas comidas y cenas siempre van acompañadas de sus correspondientes brindis, por lo que es preferible que acompañemos la comida con agua y dejar el alcohol para brindar. También podemos cenar con vino blanco o tinto, pero sin abusar. Procura evitar las bebidas con gas y si eliges refresco, es mejor optar por la versión light. El alcohol perjudica la salud y, además, aporta muchas calorías, por lo que si vas a tomar copas, recuérdalo. La sidra, la cerveza y el vino tinto son algunas de las bebidas alcohólicas menos calóricas y el ron, la ginebra,  y el whisky las que más calorías aportan.

- Postre. ¡Y llega la hora de los postres y de los dulces navideños! La principal recomendación es moderación. Un postre ligero es una macedonia de frutas o una rodaja de piña, que es depurativa y digestiva. En cuanto a los dulces navideños, los hay sin azúcar. A la hora de elegir, quizá te interese saber que un polvorón puede aportar entre 138 kcal hasta 560 kcal, depende del tipo. Un trozo de turrón (dependiendo del tipo que sea)  puede suponer unas 100 kcal y una figurita de mazapán unas 150 kcal.

@mia_revista para @cocinatis | Madrid | Actualizado el 23/06/2018 a las 13:31 horas

Los mas vistos

Hogarmania

Paella Taj Mahal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.