Hoy se pone a la venta la última versión del robot de cocina

Hoy se pone a la venta la última versión del robot de cocina

La nueva Thermomix: completamente digital y más fácil de usar que nunca

Pantalla táctil, conexión a contenido digital, diseño más futurista, más capacidad... Vorwerk revoluciona la máquina para cocinillas más deseada para adecuarla a los tiempos que corren.

Ay, Thermomix, eres como los vinos... mejoras con los años.
Ay, Thermomix, eres como los vinos... mejoras con los años. | Vorwerk

'Thermomixeros', como diría Santiago Auserón: ¡El futuro ya está aquiíiiiiiii! La quinta generación del robot de cocina más exitoso de todos los tiempos se hace hoy visible entre nosotros con un nuevo diseño totalmente digital que hace que la Thermomix pase a jugar en la misma liga que nuestro 'smartphone' o la tableta. La compañía alemana Vorwerk, que lleva innovando desde los años 60 con su maquinita, vuelve a demostrar que sí, que sí, que caminan con los nuevos tiempos. Muchas, muchas son las claves de esta nueva versión del invento, que vamos a tratar de resumiros en diez puntos. Aunque nosotros tendremos que seguir haciendo nuestra mousse de limón con la TM-31...

1. Adiós a los botoncicos y las ruedicas: llega la pantalla táctil. Si algo seguía chocando en la Thermomix era su cuadro con botones y ruedas para seleccionar velocidad, temperatura y tiempo. En su versión 2014 la 'Thermo' se pasa al mundo táctil con una pantallita A TODO COLOR desde la que podremos poner en marcha nuestros marmitakos y gazpachos de una manera más siglo XXI. Gracias, porque el botón "turbo" de mi máquina lleva metido para dentro desde el segundo día...

2. Conexión con contenido digital. Los libros de la Thermomix comenzaban a ser 'too much' para las estanterías de los pisos de una nueva generación. Igual que vinilos y cds claudicaron ante la música digital, más fácil de acumular, Thermomix apuesta por los libros digitales que aparecerán por arte de magia en la pantallita táctil revelándonos todos los detalles de esa recetaza que queremos hacer. Además, se podrán marcar las recetas favoritas, organizar el menú de la semana, etc.

3. Cocina guiada, pero guiada de verdad. A ver, si es que Thermomix nunca ha tenido mucha más historia que seguir los pasos marcados en los libros. Pese a todo, siempre había gente que comentaba "es que yo tengo mucha mano con las velocidades" o que te mostraban sus libros escrupulosamente corregidos en plan "mira, la he rehecho. PARA MEJOR". Ahora, el robotito nos lo pone aún más fácil poniéndonos automáticamente temperaturas, tiempos y giros a la izquierda o lo que se tercie. Nosotros sólo tenemos que darle a la velocidad y ¡hala!

4. Un nuevo mecanismo de cierre automático. A Dios ponemos por testigo que nuestra Thermomix nunca volverá a sufrir pérdidas de purés, cremas o granizados. El nuevo cierre promete hacerle tan hermética como un búnker gracias al sistema de bloqueo que abre y cierra automáticamente las barras de cierre de la tapa.

5. Más velocidades y temperaturas. Rizando el rizo de las posibilidades, Thermomix incluye un mayor rango de velocidades y de temperaturas que van de 37 a 120º (hasta ahora, la máxima era 100º) y la función Turbo pasa a tener tres potencias diferentes.

6. ¡Ya se puede pesar mientras se cocina! Ay, qué alegrón. Antes de esta necesaria innovación (lo digo totalmente en serio), había que pesarlo todo previamente. Ahora ya podremos hacerlo sobre la marcha, en caso de que se nos hubiera olvidado medir la harina para el bizcocho, asunto nada baladí y que puede provocar batallas campales a la hora de la merienda.

7. 'Bigger, better, stronger'. Nuestra Thermomix crece: tanto el vaso como el Varoma (el recipiente que se usa para cocinar al vapor) son un 10% más grandes y pueden contener 2,2 y 3,3 litros. Nunca más volveremos a quedarnos cortos con esa receta de salmorejo. Ni a tener que hacerlo en dos tandas.

8. Un diseño más molón. La nueva Thermomix es también más mona, oigan. Cada vez se parece más a referentes estético-robóticos como Eve de Wall-E.

9. Al mismo precio de siempre. Esta maravilla puede ser tuya (leer con voz de teletienda) por sólo 1.100 euros, más o menos el precio de los últimos robots.

10. La posibilidad de discutir con los thermomixeros... que no tiene precio. En esto seguro que no cambia nada y no cambiará nunca, por muchos años que pasen y la Thermomix acabe teniendo su propio cuarto en casa con las paredes empapeladas de sex-symbols tipo R2D2: una comunidad de fervientes 'thermomixeros' dispuestos a discutir sobre cualquier aspecto relacionado con su máquina favorita. Amigos, las redes ya están ardiendo con la TM5. Tengan cuidado ahí fuera.

Javier Sánchez @srjaviersanchez | Madrid | 08/09/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.