Si vas de festival, lee esto antes

Si vas de festival, lee esto antes

Miel, jengibre, aceitunas... tu despensa para sobrevivir a un festival de verano

Tras varias jornadas incombustibles de música, sol, alcohol y fiesta hasta el amanecer, tu cuerpo grita suplicando clemencia... ¿Sueñas con un menú reponedor que te deje como nuevo? Te contamos diez claves para estar como nuevo al día siguiente.

Ay, qué bien lo pasamos en los festivales de verano... pero a la mañana siguiente toca recuperar.
Ay, qué bien lo pasamos en los festivales de verano... pero a la mañana siguiente toca recuperar. | Freeimages

Tu abuela, aunque jamás ha ido a un festival, seguro que sabe bastante de esto. Y, cómo no, cualquiera que haya vivido en sus carnes los estragos de una resaca, y más aún en verano. Un buen consejo es que antes de  partir rumbo al Portamérica a darlo todo con Love of Lesbian o Vetusta Morla, llenes tu nevera de algunas cosas que agradecerás tener a la vuelta. Más vale prevenir. Abastece tu despensa de fruta fresca, bebidas isotónicas, infusiones digestivas, jengibre, caldo de pollo, cereales y unos paquetes precocinados envasados al vacío de lo que te suela pedir el cuerpo el día después.

Leyendas urbanas aparte –como esa tan extendida y practicada de que lo mejor para la resaca es una cerveza– hay remedios culinarios que sí funcionan. ¿Medicina natural? ¿gastronomía reparadora? ¿comida desintoxicante y purificadora? Llámalo como prefieras, te contamos diez claves para antes y después del locurón musiquero.

Antes de salir... Los productos lácteos y el aceite de oliva crean una capa protectora en el estómago que reduce la absorción de alcohol. Cena fuerte y tómate un yogur, un vaso de leche o un poco de aceite de oliva virgen crudo (una cucharada por cada 25 kilos de peso) antes de comenzar a beber alcohol. Esto hará que el que tomes te afecte un poco menos.

Duerme con lavanda en la almohada. No, no es una cursilada (lo parece, sí), es solo que el aceite de lavanda mitiga la fatiga, el dolor de cabeza y las náuseas. Echa unas gotas sobre la almohada o en un pañuelo y colócatelo cerca mientras duermes. Déjatelo preparado antes de salir, que igual luego se te olvida...

Hidrátate. Olvida el café, el té y cualquier otra bebida que contenga excitantes. Mejor toma infusiones sin teína (como manzanilla o menta), zumos y mucha, mucha, mucha agua para rehidratar tu organismo y combatir el dolor de cabeza. Si eres capaz, lo mejor es que te bebas un gran vaso de agua nada más llegar a casa, antes de acostarte; y que al día siguiente, mientras dormitas en el sofá, continúes dándole a la cantimplora tanto como te pida el cuerpo.

Un chute de miel. En ayunas. Aunque no te apetezca demasiado, te ayudará a metabolizar mucho mejor el alcohol que puedas haber ingerido y te preparará para el largo día que te espera...

Escucha el consejo de Superratón. No olvides vitaminarte y mineralizarte. Tras la maratón de conciertos toca cita con Los Fruitis. Plátano, cítricos, piña y frutos rojos aportan potasio, vitamina C y antioxidantes. Date un atracón.

¿Un poquito de jengibre? Esta raíz alivia las náuseas y el dolor de estómago. Si tienes raíz fresca (y ganas) puedes prepararte una infusión para beber. Si no, prueba con unas galletitas.

Hidrato, ven a mí. Zámpate para desayunar un bol de cereales o unas tostadas. Los carbohidratos ayudan a reponer los niveles de la glucosa que has quemado durante los días de farra festivalera.

Toma una sopa (puede ser fría). Es la "medicina" milenaria infalible para rehidratar y reponer nutrientes, vitaminas, grasas y sales minerales. Si eres anti-gazpacho, puedes conseguir el mismo efecto con las bebidas isotónicas deportivas, que restablecen los niveles de sodio y potasio del organismo.

Come pescado.
Las especies grasas como el salmón son ricas en vitamina B6 y ácidos omega-3, muy beneficiosos para combatir los síntomas de la resaca. Como probablemente no tengas el cuerpo como para currarte una receta elaborada, simplifica: hazte una ensalada o unos rollitos vegetales con unas lonchas de salmón ahumado.

La aceituna, como ninguna. Proporcionan ácido salicílico, un primo hermano de la aspirina. Échale ocho o diez aceitunas a tu ensalada para aliviar el dolor de cabeza y muscular.

Javier Sánchez @srjaviersanchez | Madrid | 07/07/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.