Nada más fácil que una ensalada, ¿verdad? Pues NO

Nada más fácil que una ensalada, ¿verdad? Pues NO

Llevas haciéndote mal la ensalada de verano toda la vida (y por eso engordas)

Puede ser un plato único maravilloso o un desastre absoluto. Te decimos cómo enmendarla

Una ensalada
Una ensalada | Pixabay

El verano es para las ensaladas... o no. Es cierto que es un tiempo en el que todo nos empuja a tomar platos más ligeros, pero también que dependiendo de nuestra actividad diaria, una ensalada puede quedarse muy corta. El problema de las ensaladas como plato único es que deben ser recetas completas y equilibradas, que incluyan distintos ingredientes para dar forma a una receta saciante y sana. Aquí van nuestros mandamientos para que queden perfectas.

Ensalada de rúcula, hinojo y aceitunas | antena3.com

Te quedas corto. Una ensalada de verano está pensada para ser un plato único, ligero y completo. Por tanto, se trata de unir hortalizas, algo de hidrato de carbono, por la vía de pasta, legumbres o granos como el arroz, la quinoa, la sémola... y finalmente una proteína animal -pollo, atún, sardinas- o vegetal -tofu-. Una ensaladita verde sin mucho más no cumple los requerimientos de un plato único y, por tanto, nos puede dejar con hambre. Los efectos secundarios de esto incluyen desde atacar el postre a asaltar la despensa a media tarde.

Te pasas. Vamos con el reverso tenebroso del mandamiento anterior. Se trata de poner en el plato o en el bol la combinación exacta de ingredientes para que el plato resulte equilibrado pero, al mismo tiempo, hay que evitar pasarse. Una ensalada puede reunir lo que consideremos, pero con mesura. Si llenamos la receta de queso muy graso, crutones de pan, demasiada pasta etc, un plato que a priori era saludable puede ser terminar conviertiéndose en una bomba calórica. Sí, hay ensaladas que engordan más que una hamburguesa.

Ensalada de aguacate y bacon | Bárbara Amorós

Demasiado verde. Fantasía al poder. Pensar que una ensalada es solo un plato lleno de lechugas variadas es una idea del pasado. Funciona en un doble sentido negativo: por un lado, nos limita en cuanto a los sabores que podemos juntar en un solo plato. Por otro, hace que resulte en platos muy poco calóricos y que no nos aportan la energía suficiente.

Ojo con los aliños. Si antes hablábamos de los ingredientes y de su capacidad de sumar demasiadas calorías, otro tanto ocurre con los aliños. La inclusión de salsas que incluyen azúcares añadidos, queso, etc. acaba haciendo que una ensalada pueda terminar siendo un plato demasiado pesado. Ojo también con el propio aceite, porque no es lo mismo añadir un poquito que sumar media botella a la mezcla. El aceite de oliva es bueno, pero no deja de ser una grasa que también engorda...

Hazla en el momento. El verano es capaz de subir los ánimos y la líbido pero también es conocido por echar abajo los ingredientes frescos. Por eso, hacer una ensalada con cierta anticipación es contraproducente. La lechuga se puede desplomar y ablandar, el tomate se puede resecar, etc. Dentro de lo posible, lo mejor es hacerla en el mismo momento de consumo o, si esto no es posible, mantenla refrigerada.

Ensalada de Crema de sardinillas con aguacate, patata y tomates cherrys | antena3.com

Apuesta por la temporada. Sí, sabemos que esas setas de otoño o que la granada le daban un toque único a tus ensaladas, pero lo mejor, para ahorrarse dinero en este caso, es apostar por la temporada. Los tomates o las judías verdes se convierten en protagonistas. ¿Para qué pagar más por ingredientes cuando puedes pagar menos por los que se encuentran en su momento óptimo?

Ten en cuenta la fruta. Imagínate que te has comido una generosa ensalada y que, por el calor o porque ya está lleno, la fruta no te entra. Te estás perdiendo la posibilidad de disfrutar de un melocotón en su mejor momento, de una sandía maravillosa o de un melón en el punto perfecto. Juega con la introducción de frutas en la ensalada: recuerda que son muy buenas acompañantes de aquellas que tienen una base de lechugas variadas y que incorporan queso: el juego entre el dulzor de la fruta y el ácido del lácteo te conquistará.

Javier Sánchez | Madrid | Actualizado el 13/07/2018 a las 09:06 horas

Los mas vistos

Hogarmania

Paella Taj Mahal

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.