Ni se te ocurra hacerlo

Ni se te ocurra hacerlo

Diez alimentos que no deben tomarse crudos

Oh, oh, la moda del “cómetelo todo crudo” no nos puede volver locos. Hay alimentos que no podemos meternos en el buche sin haberlos cocinado previamente. Desconfiad de cualquiera que os ponga un carpaccio de cerdo o un sushi de pollo.

La carne de pollo, ¿cruda? ¡Nunca!
La carne de pollo, ¿cruda? ¡Nunca! | Morguefile

Vivimos en la era del 'raw food'. Muchos tenemos la impresión de que exhibir zanahorias cocidas, atún demasiado cocinado o un filete de ternera muy pasado equivale a que un gurú del 'no al fuego' venga a darte un sopapo. Sin embargo, además de que cada uno tiene sus preferencias personales, los reticentes a la comida cruda tienen un as en la manga: un listado de alimentos que sí o sí hay que cocinar. Vamos con ellos:

Pollo. "Póngame la carne poco hecha, por favor". Oiremos a comensales pidiendo así su filete de ternera o su entrecot de buey, pero parece impensable que alguien vaya a preferir un pollo asado sin asar o una pechuga casi cruda. Además, desde que es sacrificado hasta que llega al mercado, un enorme número de bacterias pueden acampar en nuestro desplumado amigo.

Huevos. Vale, hay gente que se los toma crudos, pero no hace falta insistir en que la salmonella está al acecho. Con la subida de las temperaturas, además, comienzan a multiplicarse los riesgos.

Patatas. De acuerdo, en el caso de las patatas parece complicado encontrarlas crudas. Pero, como advertencia por si a alguien le da por meterla en ensaladas o alguna nueva moda nos llega, hay que tener en cuenta que este tubérculo puede ser tóxico si se consume crudo debido a la solanina, un glucoalcaide que se puede encontrar de manera natural en la patata y que si no se cocina, puede producirnos problemas estomacales.

Hojas de ruibarbo. A pesar de que hayamos oído que el ruibarbo crudo puede llevarnos a una intoxicación, en realidad son sus hojas las que tienen más peligro que Chicote en la semana de la moda. Son ricas en ácido oxálico, muy peligroso para nuestro organismo.

Cerdo. La triquinosis es una de las mayores amenazas que se pueden encontrar en la carne cruda de cerdo. En caso de tomar carne infectada, algunos de los síntomas pueden ser diarrea, dolores musculares o articulares.

Yuca. Tiene cianida, que puede provocar incluso la muerte. La mayor cantidad está en sus hojas, aunque en algunos casos puede pasar a la raíz, esto es, la parte comestible. Por ello, siempre es recomendable cocinarla.

Germinados. Aunque poseen gran cantidad de nutrientes, los germinados también han sido, a lo largo del tiempo, sospechosos habituales en intoxicaciones. ¿El motivo? La amenaza de la bacteria E.coli.

Judías rojas. Contienen sustancias tóxicas naturales que pueden producir problemas si no se cocinan convenientemente. Estas desaparecen si se cuece la legumbre durante veinte minutos, con lo que se la judía se convierte en un alimento totalmente seguro.

Cualquier pescado no congelado previamente. El peligro del anisakis puede estar presente en cualquier pescado no congelado.  Cuando tomemos sushi, conviene estar seguro de que la pieza ha estado en el congelador durante al menos 48 horas, con lo que el amenazador bichito habrá muerto.

Masa de repostería. Allá vamos, cocinillas que laméis la cuchara con la que mezcláis la masa para hacer galletas o un bizcocho. Recordad que lleva huevo crudo así que, entre nosotros, os la estáis jugando un poquito…

Javier Sánchez @srjaviersanchez | Madrid | 12/03/2015

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo colocar un techo aislante acústico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.