CON LÁCTEOS, FRUTA E HIDRATOS DE CARBONO

CON LÁCTEOS, FRUTA E HIDRATOS DE CARBONO

Las cifras de un desayuno perfecto: ingiere 400 calorías en 15 minutos

¿Sabes cómo es el desayuno perfecto? ¿Qué alimentos debe incluir? Te damos las claves para acertar con la primera comida del día.

El desayuno perfecto con 400 Kcal
El desayuno perfecto con 400 Kcal | G + J

Cuando no desayunas no le das a tu cuerpo la dosis de energía que necesita a primera hora de la mañana, lo que te puede producir falta de concentración, estrés e, incluso, afectará a tu humor. Sin embargo, el 13% de la población se salta esta importante comida.

No vale con tomarse un café y salir corriendo hacia el trabajo. Un buen desayuno tiene que contar con hidratos de carbono, proteínas, grasas y fibra. Debe aportar el 25% de los nutrientes que se necesitan cada día y es importante no saltárselo.

Los nutricionistas recomiendan variarlo frecuentemente, para evitar caer en la rutina y que no resulte aburrido. Para ello ten en cuenta que debe incluir un lácteo como leche, queso o yogur, hidratos de carbono (galletas, pan, cereales…) y una pieza de fruta – que puedes tomar en forma de zumo natural-. A partir de ahí, hay muchas combinaciones para disfrutar de un buen desayuno cada día.

¿Cuántas calorías debe tener esta comida? La respuesta es que debe estar en torno a las 400 calorías y hay que dedicarle entre 10 y 20 minutos.

El desayuno es la comida más importante del día

Mejora tu desayuno

Repasamos los ingredientes que debe tener un buen desayuno:

- Café o té. Las dos bebidas son estimulantes, el café tiene cafeína y el té teína. Elegir entre uno u otro depende principalmente del gusto de cada uno. Eso sí, hay que tener en cuenta que el té no suele poner tan nervioso como el café. Ambas bebidas tienen propiedades antioxidantes y ayudan a mejorar el funcionamiento del organismo.

- Miel. La diferencia entre este ingrediente y el azúcar está en que el azúcar solo aporta calorías vacías, mientras que la miel es rica en calcio, magnesio, potasio, fósforo, ácido fólico y vitamina C.

- Lácteos. Los lácteos son fuente de proteínas de calidad, calcio, vitaminas A y D y vitaminas del grupo B. Si no quieres que tenga mucha grasa, opta por leche desnatada o semidesnatada, tiene las mismas propiedades que la entera pero menos grasa. Otras opciones para incluir lácteos en esta comida son los yogures o el queso.

- Fruta. Ya sabes que hay que tomar 5 piezas de fruta y verdura al día. Empieza en el desayuno. ¿Sabías que la pectina de la fruta ayuda al cuerpo a absorber más lentamente la energía? Puedes tomar una pieza de fruta o un zumo natural. Varía y no te aburrirás: zumo de naranja, macedonia, frutos rojos en el yogur, batidos… ¡Hay mil alternativas!

- Hidratos de carbono. Son los enemigos de muchas dietas y en realidad son importantes fuentes de energía para el cuerpo. El cuerpo los transforma en moléculas de glucosa y son la ‘gasolina’ que nos hace ponernos en marcha. En el desayuno apuesta por hidratos de carbono complejos y con alto contenido en fibra: como el pan integral.

- Aceite de oliva. Un chorrito de aceite de oliva en las tostadas es una alternativa muy sana ya que aporta vitamina E, regula el colesterol y nos libra de muchas enfermedades.

Mía para Cocinatis | Madrid | 19/02/2015

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo colocar un techo aislante acústico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.