¿PARA QUÉ GASTAR EN CREMAS?

¿PARA QUÉ GASTAR EN CREMAS?

La avena, el nuevo milagro cosmético natural

La avena se desmarca cada vez más del resto de cereales y adquiere la categoría de superalimento, no sólo por sus múltiples propiedades nutricionales y sus innumerables beneficios para la salud, sino también ahora por sus recién descubiertas propiedades cosméticas. Hidrantantes, exfoliantes, desenredantes... Lee, lee.

avena
Hay un cereal en España que lo hace todo. | Cocinatis

En el súper encontramos la avena en los muesli, especial para porridge o en barritas de esas que nos dan un subidón a media mañana. La avena es uno de los cereales más presentes en nuestra alimentación cotidiana debido a sus propiedades nutritivas. Es fuente de fibra, proteínas, magnesio, calcio, hierro y vitamina E, entre otros beneficios milagrosos para nuestro organismo.

Hace unos años que, además, vive una segunda juventud con el boom de los productos sin-gluten, ya que es un buen sustituto del trigo. Pero ojito, no solo es un producto cool de la cocina. La avena también copa cada vez más potingues naturales en los cuartos de baño de famosos y naturetas.

Tanto en la industria cosmética como en la red, la avena parece ser el último secreto de belleza verde. Según los adeptos de esta tendencia, la leche de avena pura es, por ejemplo, lo más para el pelo: nutre, fortifica, desenreda… Sí, sí, todo eso y más que cualquier “yo lo valgo”. La receta de aplicación es muy simple: dejar macerar durante unas horas en un bol de agua fría unas cucharadas soperas de copitos de avena. A continuación se hierve la mezcla, se tritura y filtra. Finalmente, se vierte sobre el pelo y se deja actuar como un acondicionador.

Añadiendo a esta receta un yogur natural, se logra una excelente mascarilla hidratante para la cara. Sólo hay que aplicar y dejar reposar unos 10 minutos. Otro uso dermatológico de este cereal toma como ejemplo a los egipcios que se bañaban en agua mezclada con semilla de avena: se ponen 100 g de harina de avena en un saquito de tela, se hierve en 1 litro de agua y se echa en la bañera. Con ello ya se puede disfrutar de un baño suavizante, calmante y relajante.

Finalmente, y como sirve para todo, con avena se puede preparar un exfoliante corporal mezclando cuatro cucharadas de copos de este cereal con sal marina y aceite de oliva. Se aplica la masa en el cuerpo y se aclara. Y con eso ya quedaréis suaves como la seda.

 

Laura Conde @LauraConde5 | Barcelona | Actualizado el 23/06/2018 a las 13:56 horas

Los mas vistos

Hogarmania

Paella Taj Mahal

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.