UN ESTUDIO DE LA REVISTA 'NUTRIENTS' ALERTA A LOS ESPAÑOLES

UN ESTUDIO DE LA REVISTA 'NUTRIENTS' ALERTA A LOS ESPAÑOLES

Los españoles somos los europeos que bebemos menos... y estas pueden ser las consecuencias

Ya nos lo han dicho sucesivos estudios a lo largo de los años, y uno nuevo nos lo viene a confirmar: los españoles bebemos menos agua que la recomendada por las autoridades europeas, concretamente 1,7 litros en hombres y 1,6 en mujeres, frente a los 2,5 y 2l respectivamente que recomienda la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

¿Adelgaza beber 2 litros de agua al día?
¿Adelgaza beber 2 litros de agua al día? | Agencias

Los españoles se sitúan, pues, según 'Nutrients', entre los europeos que menos agua beben, un dato curioso teniendo en cuenta que nos hallamos en uno de los países más calurosos del continente. Un consumo que se encuentra detrás de países como Italia y Francia, con 1,7 y 2,1 litros de media respectivamente. El estudio señala que en los tres países el agua es la fuente principal de hidratación, seguida de las bebidas calientes en el caso de Francia, la leche en España y las bebidas alcohólicas en Italia (en este último país, las mujeres prefieren las bebidas calientes al alcohol, que es segundo más consumido por parte de los hombres).

El estudio señala, no obstante, que "los valores de referencia de una ingesta adecuada de agua pueden variar según las personas, y como respuesta a diferentes estados de salud, al metabolismo y a factores ambientales como temperatura y humedad, así como en función de la edad, el tamaño corporal y el nivel de actividad física", señala.

Si el cuerpo tiene sed se retarda la quema de grasa. | stock.xchng

Pese a que el consumo de agua de los españoles se encuentra por debajo de lo que recomienda la EFSA, lo cierto es que hay otras fuentes de hidratación que además aportan nutrientes y pueden resultar mucho más apetecibles que el agua. Así lo señala el estudio, que señala que "dada la amplia variedad de bebidas existentes en la actualidad, se deberían elaborar recomendaciones específicas respecto a estos líquidos, incluyendo su capacidad para hidratar, para suministrar energía u otros nutrientes, así como cualquier otro efecto en el organismo", señala. Es decir, que la idea es ingerir agua para garantizar una correcta hidratación, pero esta agua se encuentra también en muchas frutas y verduras, en cafés e infusiones, en sopas o cremas y en zumos y batidos. Si aún así no alcanzamos el nivel de hidratación óptimo, las consecuencias pueden ser devastadoras.

No solo la deshidratación cutánea puede resultar un problema a todos los niveles (también estético), sino que la falta de agua se traduce también en otros problemas de salud: estreñimiento, calambres musculares, fatiga, migrañas, hipertensión, dolor en las articulaciones (los cartílagos están formados de agua en un 70%). Otra consecuencia de no beber suficiente agua puede ser el aumento de peso, ya que en muchas ocasiones el agua nos sacia y hace que comamos menos. También puede ocurrir que confundamos la sensación de sed con la de hambre, y tendamos a comer o picar a causa de la falta de costumbre de beber.

También puede ser que sintamos secos los lagrimales, así como la boca especialmente seca, con una sensación parecida a las resacas (no olvidemos que el alcohol deshidrata). Por otra parte, es probable que nos sintamos indispuestos más a menudo, ya que el agua contribuye a eliminar las toxinas del organismo. No es de extrañar, pues, que si bebemos poca agua nos enfermemos más a menudo, además de sentirnos cansados y fatigados.

Laura Conde | Barcelona | 26/01/2018

Los mas vistos

Hogarmania

Cómo colocar un techo aislante acústico

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.