Bebe un poquito de agua

Bebe un poquito de agua

¡Atento a estas señales! Si sufres alguna, es que estás deshidratado

Si no quieres tener la piel como una bolsa de papel arrugada, sigue nuestros consejos.

Cómo saber si estás deshidratado.
Cómo saber si estás deshidratado. | Pixabay

¿A que mola que llegue el verano y lucir una piel radiante? Sí, ya os decimos nosotros que mola un puñao. Pues lo cierto es que podemos tener una dieta perfecta, donde estén presentes el aceite de oliva y otras grasas buenas como el salmón y el aguacate y, aun así, que a tu piel le falte algo para lucir perfecta. "Eso" que te falta es agua, el líquido elemento, el H2O de toda la vida que has dejado de lado en favor de la birra y el gin-tonic. Y, claro, así te va, que estás deshidratado. Si estás notando alguna de estas señales de alerta, es el momento de amorrarte al vaso de agua.

Beber mucha agua | Agencia

Tienes sed. Así de simple. Tu cuerpo es sabio y, si necesita agua, te la pide. Cuando sientes una sed atroz, no lo dudes: significa que ya estás deshidratado y que es el momento de beber. Lo ideal sería que no hubieras llegado hasta ese punto. Si ves que necesitas un extra, toma bebidas que tengan electrolitos, porque igual tu nivel de deshidratación ya ha subido más de la cuenta...

Tu piel no está elástica. Haz la prueba: pellízcate. No, no es que necesites saber si estás soñando o no, sino que es uno de los métodos más fiables para conocer si estás tomando la cantidad de agua suficiente. En caso de estar hidratado, tu piel volverá a su lugar de manera totalmente natural. En caso contrari, se quedará arrugada como la de una pasa. Un indicativo muy de fiar y que da la voz de alarma sobre tu estado de hidratación.

Tu orina es de color oscuro. En el pis, la virtud está en el punto medio. Una persona hidratada suele tener la orina de un color pajizo o amarillo pálido. Sin embargo, una que esté deshidratada notará que es de un color tirando a oscuro. Asimismo, una persona sobrehidratada hará pis de un color prácticamente transparente. Lo mejor en este caso es mantenerse en los tonos intermedios.

Fatiga, ira, confusión... Diversos estudios señalan que la deshidratación puede conducir a la aparición de estos efectos. Los expertos entienden que se produce la deshidratación cuando hay una bajada de 1.5 puntos del nivel habitual de agua en el cuerpo y que puede llevar a que se produzcan consecuencias de tipo neurológico. Esto explica por qué los días de resaca estamos tan poco despiertos...

Dolor de cabeza | Agencias

Visión borrosa y sequedad de ojos. El sentido de la vista es uno de los que más sufren con la falta de agua. Una deshidratación importante puede conducir a que la visión se vuelva borrosa. Además, los ojos pueden secarse más de la cuenta. Esto es especialmente notorio en el caso de las personas que utilizan lentillas. En esos casos, ¡a por un vaso de agua!

Dolor de cabeza. La falta de hidratación reduce la cantidad de sangre y oxígeno que le llega al cerebro. En ese momento, pueden surgir dolores de cabeza como consecuencia de esa situación. Para paliarlo, lo mejor es rehidratarse a conciencia. Bebidas que tengan electrolitos añadidos también pueden resultar de gran utilidad.

No sudas. Si hace mucho calor, lo normal es sudar, salvo en personas que, por sus condiciones físicas habituales, no transpiran demasiado. Que no haya sudor mientras el termómetro aprieta por encima de los 30 grados es un indicativo claro de que a nuestro cuerpo le hace falta líquido... Sí, sabemos que es incómodo, pero también es necesario un poquito de sudorcillo.

Javier Sánchez | Madrid | 04/07/2018

Los mas vistos

Hogarmania

Buñuelos de canela

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.