Exclusiva

Tony Hernández mantiene que no se aprovechó de Sara Montiel: "¿Crees que con ese cariño tan limpio yo le iba a hacer daño?"

El cubano y último marido de Sara Montiel ha visitado el plató de Y ahora Sonsoles para responder a las polémicas después de su primera intervención en el programa. Aseguró que su matrimonio con la artista fue una historia real por su parte, pero que la manchega se aprovechó de su juventud e ingenuidad.

Publicidad

La intervención de Tony Hernández en nuestro programa tras años de silencio levantó un aluvión de críticas contra el último marido de Sara Montiel.

El cubano no se quedó callado y defendió que su matrimonio con la artista fue una historia real por su parte, pero que la manchega se aprovechó de su juventud e ingenuidad.

Sin embargo, nadie le ha creído. Muchos mantienen que la imagen de Sara Montiel se vio muy perjudicada con el paso de Toni por su vida: acusaciones de montajes, una boda esperpéntica, faltas de respeto, insultos, y una convivencia tan tóxica que termina con la relación de Sara con sus hijos.

Muchos incluso señalan al cubano tras el robo en casa de la artista en el año 2000 y le acusan de lucrarse mediáticamente de su romance. Tony se ha sentado en el plató de Y ahora Sonsoles para responder a todas las polémicas aún sin responder.

En plató, ha asegurado que fue muy feliz junto a ella y que se arrepiente únicamente de haberse enfrentado a ella en los medios. "Esto afectó a su imagen y me dolió porque en parte fue por mi culpa", ha dicho.

La relación entre él y los hijos de Sara Montiel nunca fue aceptada por ellos, ha asegurado Tony, que supone que veían en él el peligro de que quisiera llevarse la herencia de la artista.

El cubano se ha emocionado al recordar el vídeo que mandó a Sara Montiel antes de ser su pareja. "¿Crees que con ese cariño tan limpio yo le iba a hacer daño y aprovecharme de ella?", ha dicho.

Además, ha asegurado que tiene la nacionalidad española por su abuelo que era de Gran Canaria y, además, ha dejado claro que no se ha quedado en España, como hacen los cubanos que se enamoran. "¿Dónde está el oportunismo mío?", ha preguntado.

Después de divorciarse, ha contado Tony, seguían hablando hasta un mes antes de su muerte. Muchos amigos, ha dicho el cubano, incluso le decían que en televisión se transformaba porque en lo privado, Sara hablaba maravillas de él. "Tenía que quedar como la víctima, pero no fue así", ha contado.

Tony ha explicado además que, en su primer viaje a España, fue la propia Sara quien organizó un viaje juntos y que él incluso se cortó a la hora de desnudarse con ella porque era fan. "Quedó muy satisfecha conmigo y me invitó a volver al verano siguiente", ha asegurado.

Antena 3» Programas» Y ahora Sonsoles

Publicidad