En El Ejido

Detienen a un hombre por grabar las partes íntimas de una mujer con una cámara que guardaba en el zapato

Las cámaras de seguridad del local han captado el momento en el que este hombre activaba la cámara y pedía un servicio que requería que la dueña saliese del mostrador. En ese momento se colocaba tras ella y ponía el pie entre sus piernas, grabando así sus partes íntimas.

Publicidad

Las cámaras de seguridad de una copistería han grabado el momento en el que un cliente del local coloca una cámara oculta en uno de sus zapatos para grabar las partes íntimas de la dependienta tras acercarse a ella, que está de espaldas.

Una práctica que llevaba a cabo casi a diario en El Ejido (Almería), donde este hombre visitaba diariamente el establecimiento y le pedía a la dueña un servicio que requería que saliera del mostrador y para el que necesitaba reclinarse.

Tras activar la cámara apoyándose en el mostrador, el hombre se acercaba a ella con sigilo, sin llegar a tocarla, y ponía el pie debajo de la falda de la mujer, que no se da cuenta de nada.

Mientras tanto, él incluso mueve el pie de un lado a otro, buscando distintos ángulos. En las imágenes se ve, además, cómo una joven entra en la tienda y él ni se inmuta y sigue grabando, levantando la pierna para grabar desde más cerca.

Cuando la dueña termina el servicio, él se aparta como si nada hubiera pasado.

¿Cómo se descubre la grabación de las imágenes?

Cada día la escena se repite, y la dueña nota que, en cada visita, este hombre se coloca tras ella y eleva la pierna izquierda de manera peculiar. Sin embargo, al principio pensaba que era un tic nervioso.

Pero un día, esta mujer pilló al hombre sacándose del zapato un dispositivo electrónico y guardándolo en su bolsillo, lo que le hizo sospechar.

Es en ese momento cuando revisa las cámaras de seguridad y descubre cómo apuntaba con el zapato bajo su falda y luego se llevaba la mano al tobillo para ocultar un objeto en su pantalón.

La víctima ha denunciado lo ocurrido a la policía, que ya ha detenido al responsable. Además, investigan si pudo haber hecho lo mismo con otras mujeres.

Juan Cano, periodista de Diario SUR, ha explicado que el trabajo de la policía empezó por los vídeos que ella aportó a la denuncia tras darse cuenta de que algo extraño estaba ocurriendo.

Además, ha asegurado que hasta ahora solo se han encontrado imágenes de esta mujer. La afectada ha pedido una orden de alejamiento, pero ha sido denegada.

Una situación similar vivió Paloma y otras 100 mujeres que fueron víctimas de unas grabaciones en plenas fiestas de Lugo, donde pusieron cámaras ocultas para filmarlas mientras orinaban en la calle.

Antena 3» Programas» Y ahora Sonsoles

Publicidad