¡Nos lo cuenta!

¿Cada cuánto hay que cambiar los cepillos de dientes, esponjas y cuchillas?: Boticaria García nos da las claves

La farmacéutica nos ha explicado con todo detalle cuando tenemos que cambiar productos de higiene personal que tenemos en el cuarto de baño y cuál es la mejor manera de conservarlos para que se más higiénico. ¡No te lo pierdas!

Publicidad

Boticaria García ha vuelto a Y ahora Sonsoles para responder una duda que seguro que nos ha surgido en alguna ocasión y no hemos sabido la respuesta: ¿Cada cuánto hay que cambiar los artículos de higiene personal?

En primer lugar, la farmacéutica ha asegurado que la Asociación Dental Americana recomienda cambiar el cepillo cada 3 meses. Una razón es que el roce hace desgastar las cerdas y esto puede dañar las encías.

Esto puede hacer que se acumule vida en forma de bacterias que pueden causar infecciones. Y no por usar menos el cepillo hay que dejarlo más tiempo, pues las bacterias se acumulan igual.

Hay algunas excepciones en las que debemos cambiar el cepillo con más frecuencia, una de ellas es si tenemos caries, desechando el que teníamos antes de tratarlas. También si tenemos gripe se aconseja que se cambie el cepillo una vez recuperados.

En cuanto a la mejor manera de guardar el cepillo de dientes, lo mejor es no usar capuchón, porque evita que los filamentos se sequen bien y mantiene un ambiente húmedo para las bacterias.

Además, hay que mantener el cepillo lo más lejos posible del WC. El motivo de esto último es que en los cepillos se hallan habitualmente bacterias fecales, y, si se tiene un cuarto de baño pequeño, lo mejor es cerrar la tapadera antes de tirar de la cisterna, para evitar que salgan las bacterias.

El cepillo de dientes, además, se puede desinfectar y lo mejor para hacerlo es la clorhexidina en forma de colutorios. Sumergimos el cepillo en un vaso durante una hora y después lo enjuagamos y dejamos secar.

¿Cuándo cambiar las esponjas y las cuchillas?

Boticaria García ha recomendado, en el caso de las esponjas, no usarlas, pues es un "nido de porquería". Lo mejor es limpiar nuestra piel a mano porque en las esponjas se acumula mucha suciedad.

Respecto a las cuchillas, se aconseja no superar los 5-10 usos porque el desgaste puede dañar la piel. Algunas pistas que nos demuestran que hay que dejar de usarlas son:

  • Marcas de óxido.
  • Restos de suciedad.
  • La sensación de que corta peor, pues podemos intentar hacer más presión y hacernos daño.

¡No te pierdas los consejos de Boticaria García en el vídeo!

Antena 3» Programas» Y ahora Sonsoles

Publicidad