Descubrimos quién es

Las clarisas de Belorado (Burgos) se atrincheran contra la Iglesia para seguir la religión de Pablo de Rojas

Dieciséis religiosas querían vender un monasterio en Vizcaya que estaba vacío para comprar otro en Orduña pero, tras no obtener el permiso, rompieron con El Vaticano y se han atrincherado en el convento, al que los habitantes del pueblo no pueden acudir a rezar.

Publicidad

En el monasterio de Belorado (Burgos) se han encerrado 16 monjas clarisas tras romper con El Vaticano y lo han hecho lideradas por Pablo de Rojas, un antiguo sacerdote excomulgado en 2019.

Estas monjas querían vender un convento que tienen en propiedad en Derio (Vizcaya) y que está vacío para poder hacer frente a la compra de otro en Orduña, pero no obtuvieron el permiso.

Plantearon la opción de un comprador ajeno que abonara 1 millón de euros, pero no se llevó a cabo por las dudas de las religiosas, por lo que la archidiócesis de Burgos ha puesto el asunto en conocimiento de la Santa Sede y ha solicitado a los fieles que no acudan a actos litúrgicos en el monasterio de las monjas.

La gente no entiende cómo abandonan la fe por temas de dinero. En Y ahora Sonsoles hemos hablado con el arzobispo de Burgos, Mario Iceta, que ha explicado que ahora lo importante son las religiosas.

Todo comenzó ayer por la mañana cuando recibió dos documentos firmados por la abadesa en los que informaban que dejaban la Iglesia católica y pasaban a seguir la religión de Pablo de Rojas. Él pensó que era una noticia falsa y llamó al capellán para que se presentara en el monasterio.

También hemos podido hablar con José Ceaceros, portavoz de las hermanas y del sacerdote, que ha asegurado que desde hace años que las religiosas ven cosas que no cuadran con la Iglesia católica y, tras haberlo meditado, han dado el paso de solicitar ser atendidas espiritualmente por Pablo de Rojas. "Recibir los sacramentos de siempre, desde tiempos apostólicos", ha dicho.

¿Quién es Pablo de Rojas?

Pablo de Rojas apareció en escena en 2005 cuando se autoproclamó obispo y fundó una hermandad al margen de la iglesia y que no reconoce a los papas de los últimos 60 años.

Para él y sus propios fieles, la Pía Unión de San Pablo Apóstol es la única iglesia posible.

Este líder vive en un piso de 800 metros cuadrados en pleno centro de Bilbao, una vivienda sobrecargada de elementos decorativos que luce en sus redes sociales, desde donde también lanza mensajes franquistas.

Es, además, negacionista de las vacunas y pidió a sus fieles que no se las pusieran. Se ha convertido en un líder con un discurso fuera de la religión tradicional y cada vez congrega a más personas, incluidas algunas monjas.

Antena 3» Programas» Y ahora Sonsoles

Publicidad