Seremos más feos

¿Cómo será la apariencia física del ser humano dentro de 1.000 años?

Parece que el ser humano ha llegado a lo más alto de su belleza. Según un estudio, a partir de ahora las personas evolucionaremos a ser más feas y no al contrario. Pero, ¿a qué se debe? Móviles, pantallas y teclados son algunas de las causas.

Publicidad

Aunque no nos guste, la evolución del ser humano no va hacia alcanzar una mayor belleza de la especie, sino más bien al contrario.

De hecho, en 40.000 años de evolución, es ahora el momento en el que los seres humanos somos más guapos. A partir de ahora, la tendencia es que seremos mucho más feos: garras, párpados dobles y chepa.

Pero, ¿a qué se debe? Una de las razones es el uso de los teléfonos móviles, que harán que desarrollemos unas garras por el uso excesivo del móvil.

También los ordenadores harán que evolucionemos a ser más feos. De pasar el día frente a la pantalla tecleando acabaremos encorvados y con una chepa.

Y además, las pantallas irradian una luz que es perjudicial para la vista y el ser humano desarrollará un segundo párpado... ¡Qué locura!

Para el año 3.000, los seres humanos seremos más feos que nunca, ¡y así hemos podido verlo en el propio Bricio!

Antena 3 » Programas » Y ahora Sonsoles

Publicidad

La inteligencia artificial, un nuevo método para evitar los robos en supermercados

La inteligencia artificial, un nuevo método para detectar y evitar los robos en supermercados

Los robos en estas tiendas han aumentado, y por eso los propietarios han querido buscar alternativas con las que evitar que sigan sucediéndose, y han aprovechado las nuevas tecnologías para conseguirlo. ¡No tiene pérdida!

¡Inédito en ‘La Voz’!: La madre de Pablo López le manda un audio en pleno Directo para señalarle un desperfecto de su camisa

¡Inédito en ‘La Voz’!: La madre de Pablo López le manda un audio en pleno Directo para señalarle un desperfecto de su camisa

El coach malagueño le ha escrito a su madre qué le parece su atuendo y ella, ni corta ni perezosa, le ha hecho saber un pequeño problema que sufre la camisa de Pablo al recostarse en el sillón de ‘La Voz’.