Publicidad

Antena 3 » Programas » Tu Tiempo » Actualidad

Llega la primavera

¿Por qué empieza este sábado 20 de marzo la primavera?

Aunque el tiempo no acompañe, el sábado llega la primavera. A continuación, te contamos por qué este año empieza el 20 de marzo.

Frío, lluvia y viento. Son los 3 ingredientes del temporal de este puente de San José. Sin embargo, aunque parezca un tiempo más bien propio del invierno, este sábado 20 de marzo entramos en la primavera de 2021. ¿Por qué mañana? Roberto Brasero te da las claves.

Concretamente será a las 10:37-hora peninsular española de este sábado cuando empiece la primavera, un trimestre que, de acuerdo al pronóstico del Observatorio Astronómico Nacional, durará 92 días y 18 horas. Será el próximo 20 de junio cuando concluya y demos entonces la bienvenida a la próxima estación: el verano.

¿Por qué mañana?

Este cambio estacional es lo que se conoce formalmente como equinoccio de primavera. Para nada significa que mañana empiece de nuevo el calor o florezcan los tulipanes; de hecho, las predicciones marcan todo lo contrario.

Se trata más bien de un criterio marcado por las estrellas del universo, es decir, es un fenómeno astronómico lo que indica el inicio de las estaciones. Sabemos que la Tierra completa su viaje alrededor del sol de forma inclinada, de manera que sus rayos van afectando a distintas partes del planeta dependiendo de su posición en la órbita.

En el caso de la primavera, los 2 polos de la Tierra están a la misma distancia del sol, y solamente una mitad exacta del planeta está iluminada. Por eso se produjo hace escasos días el fenómeno denominado equilux, cuando el día y la noche duran exactamente lo mismo.

Volviendo al equinoccio de primavera, este puede darse en tres fechas distintas -19, 20 o 21 de marzo-. De acuerdo con el OAN, el más temprano que viviremos será en 2096, mientras que el más tardío fue el de 2003.

El cambio de hora

Con la llegada de la primavera, volvemos a girar la tuerca de nuestros relojes. Es el momento en el que entramos en el horario de verano, con el que ganamos más horas de luz. De este modo, a las 2:00 horas de la noche del sábado 27 al domingo 28 de marzo pasarán a ser directamente las 3:00. Es decir, se adelantan una hora nuestros relojes y, como es tradición, perdemos una hora de sueño.

Esta modificación horaria se aplica a todos los países de la Unión Europea con el objetivo de ajustar la jornada laboral a las horas de luz natural. Por ello, a partir del domingo 28, amanecerá y anochecerá más tarde hasta otoño, cuando volvamos a retroceder las tuercas del reloj.