Publicidad

Antena 3 » Programas » Tu Tiempo » Actualidad

Real Alcázar de Sevilla

Mermelada de naranjas del Alcázar de Sevilla para la reina Isabel II de Inglaterra

Los naranjos del Real Alcázar de Sevilla producen una variedad amarga de naranjas que utilizan para hacer confitura que posteriormente se enviará a la reina Isabel II de Inglaterra.

El Real Alcázar de Sevilla ha retomado la tradición de recoger naranjas amargas con las que elaborar mermelada para la reina Isabel II de Inglaterra, un proceso para el que se han seleccionado 20 kilos entre los mejores naranjos del millar que hay en el palacio real en uso más antiguo de Europa.

Por ello, desde los jardines del Real Alcázar de Sevilla, una selección de las mejores naranjas recorren miles de kilómetros hasta llegar al Palacio de Buckingham, en Londres, donde reside la reina. Se trata de una tradición que comenzó en torno a 1906 cuando Victoria Eugenie de Pattenberg, de origen británico, se casó con Alfonso XIII, rey de España. Sin embargo, esa tradición que se perdió durante los años ochenta, vuelve ahora a retomarse.

Isabel Rodríguez Rodríguez, directora conservadora del Real Alcázar de Sevilla, ha explicado que las naranjas que se envían al Palacio de Buckingham se escogen "entre los árboles que tienen mejor apariencia" y con frutos "sin ningún tipo de hongo".

Este año se retomado la tradición de enviar mermelada de naranja amarga, con la diferencia de que han sido los propios ingleses los que esta vez vinieron a España para recoger ellos mismos las frutas.

La idea era elaborar aquí la mermelada antes de mandársela a la reina. "Antes de la gran recogida vinieron, seleccionamos las mejores naranjas y se mandaron a la embajada. El embajador iba a elaborar él mismo la mermelada antes de mandarla", comenta la Rodríguez.

Sevilla es una ciudad conocida por los naranjos que lucen en sus calles y por el olor a azahar que desprenden en primavera. Para que estos sea así y salgan las flores es necesario retirar previamente los frutos. El número de naranjos en el viario público y en los parques y jardines de Sevilla ronda los 50.000.