Publicidad

Antena 3 » Programas » Tu Tiempo » Actualidad

España bajo cero

La asombrosa cencellada grabada en Albacete a 16 grados bajo cero

Albacete fue testigo de esta impresionante cencellada causada por la ola de frío. A una temperatura de 16 grados bajo cero, Mario Medina grabó el fenómeno meteorológico, un vídeo que se hizo viral a los pocos minutos

Podríamos pensar que esta imagen es propia de Siberia o de los Montes Urales. Pero nada más lejos. El vídeo fue grabado en Albacete, ciudad protagonista de esta espectacular cencellada producida a 16,5 grados bajo cero.

La ola de frío que vive actualmente España no deja de sorprendernos. Este miércoles hemos liderado el ránking de temperaturas más bajas de Europa. Además, en días previos hemos sido testigos de una de las nevadas más intensas en los últimos 50 años.

No todos los efectos de Filomena han sido positivos, pero desde luego las imágenes que deja en nuestra naturaleza son espectaculares.

Mario Miranda, músico y fotógrafo, fue testigo personal de este fenómeno meteorológico: la cencellada. Al presenciarla, no dudó en sacar su cámara para grabarla y publicarla en redes sociales, un vídeo que en cuestión de minutos se hizo viral.

 

"Están grabadas en Albacete, mi tierra", explica entusiasmado Mario.

Su profesión de fotógrafo le obliga a moverse constantemente en busca de fenómenos naturales. Y el pasado martes, se topó con la asombrosa cencellada de Albacete.

"Fue un vídeo muy casual. Yo fui a hacer fotografías, pero acabé grabando para enseñárselo a mi familia", cuenta sorprendido al ver la revolución que provocó en Twitter. "Ha tenido una repercusión tremenda".

El autor del vídeo se encontraba tan sólo a 12 kilómetros de Albacete cuando pudo ver la cencellada. "La temperatura del coche me marcaba 16,5 grados bajo cero, no podía estar más de tres minutos fuera", explica.

¿Qué es una cencellada?

Una cencellada es un efecto meteorológico muy frecuente en un invierno frío. La definición que le otorga la Organización Meteorológica Mundial es de "depósito de hielo formado, en general, por la congelación de gotas de niebla sobre objetos duros, cuya superficie está a una temperatura inferior o ligeramente superior a 0 grados".

Estas nieblas a las que se refiere la OMM se producen como consecuencia de una noche fría, cielos despejados y un viento en calma. La suma de estos factores facilita que la superficie expulse el poco calor que haya podido acumularse a lo largo del día.

Así, las bajas temperaturas nocturnas, junto a la humedad que provoca la nubosidad, terminan convirtiendo esas gotas de niebla en hielo, provocando este espectacular fenómeno.