Un tren de frentes de origen atlántico barrerá este fin de semana la península con frío y lluvias, anticipo de la formación de otra DANA (depresión aislada en niveles altos) algo más débil que, entre el lunes y el miércoles, podría dejar lluvias torrenciales en el área mediterránea y nordeste peninsular.

A priori no se estima que el temporal de lluvias asociado a la DANA desemboque en un episodio tan adverso como el que hace un mes afectó al extremo sureste peninsular.

Aunque la incertidumbre a estas horas es todavía alta, todo apunta a que desde el lunes y hasta el jueves, habrá un "empeoramiento del tiempo", primero en todo el área mediterránea, para ir avanzando de este a oeste y abarcar casi todo el país.

Las precipitaciones, que serán localmente fuertes y persistentes, podrían llegar a ser torrenciales durante el lunes en el área Mediterránea, incluida las Islas Baleares, y sobre todo en puntos de Murcia y en el sur de la Comunidad Valenciana.