Las sequías son cada vez más graves al sur de Australia de tal modo que el Gobierno australiano a comenzado a tomar medidas ya que las exportaciones agrícolas han bajado un 22% en los últimos 12 meses. Los apicultores son los más afectados.

Se trata de un problema a nivel nacional. La miel ha bajado un 70%, los apicultores explican que es un problema que afecta a toda Australia, la bajada de miel es un problema global ya que sin miel las abejas no podrán sobrevivir al invierno. Además si no hay miel para las abejas tampoco lo habrá para los consumidores por lo que el precio de este producto encarecerá.

Las altas temperaturas y el calor trastocan la floración y no se corresponde con el ciclo de las abejas. El polen es imprescindible para que la colmena se reproduzca y sin polen las abejas no pueden sobrevivir.