Las precipitaciones han descargado con fuerza sobre Madrid y otros puntos del país. Con la lluvia caída en la capital española se podría llenar el Estadio Santiago Bernabéu.

Un millón de metros cúbicos se recogieron en los 'tanques de tormenta' de Madrid en las instalaciones del Canal de Isabel II que almacenan el agua de lluvia. Estas infraestructuras evitan inundaciones y vertidos de agua sin tratar al río Manzanares. Además, impiden que estas aguas, sin tratar, contaminantes, lleguen hasta el río Manzanares, según explica Manuel Rodríguez, subdirector de Conservación de Infraestructuras del Canal de Isabel II.

Las primeras lluvias arrastran metales de la atmósfera, residuos animales, aceites de vehículos y toda la suciedad acumulada en los pavimentos urbanos. Una vez tratadas, depuradas estas aguas, se vierten al río, manteniendo y favoreciendo su caudal. "Además se utilizan para el riego de zonas verdes", dice Manuel Rodríguez.

La función principal de estas instalaciones es almacenar el agua que recoge la red de alcantarillado de modo que el volumen de agua residual que llega a la depuradora se mantenga dentro del caudal que pueda tratar.