Según los datos de las estaciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el miércoles hubo 39,1ºC en Daroca (Zaragoza) y se convirtió en el día de junio más caloroso jamás registrado en esta localidad desde 1920, momento en que empieza la serie histórica. Lo mismo ocurre con Molina de Aragón (Guadalajara), que llegó a 36,7ºC, el valor más alto desde 1951.

El bochorno se intensificó el jueves, día en que se batieron 10 récords térmicos, tanto por el día como de madrugada. Cuatro de los récords de este jueves ocurrieron por el día. Así, el observatorio del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez llegó a 40,3 grados, lo que supone 0,2 más que el anterior registro desde 1945.

El Aeropuerto de Burgos registró este jueves el día de junio más cálido desde 1944 (38,8ºC), el Aeropuerto de Pamplona desde 1975 (40,5) y Lleida desde 1983 (41,9). Además, la madrugada de este jueves fue la más tórrida jamás registrada en junio en seis localidades: Soria, con 19,9 grados (récord desde 1944); Molina de Aragón, con 18,3 (desde 1951); Cuenca, con 24,0 (desde 1955); Foronda-Txokiza, en Vitoria, con 19,0 (desde 1973); Teruel, con 19,0 (desde 1986), y el municipio turolense de Calamocha, con 19,7 (desde 1993).

Pese a estas altas temperaturas, aún no hay consuelo y el bochorno aumentará este sábado. Uno de los portavoces de la Aemet, Fernando García, comentó que continuará el bochorno porque las temperaturas serán entre 10 y 15 grados superiores a las habituales para esta época del año en el este de Castilla y León, La Rioja, sur del País Vasco, Navarra y gran parte de Aragón y de Cataluña. Incluso se espera entre 15 y 20 grados más de lo habitual en Álava, norte de La Rioja y la ribera del Ebro en Navarra.

García recalcó que el domingo "refrescará un poquito" y el lunes seguirán bajando las temperaturas (especialmente en Castilla y León y el alto Ebro) debido a la llegada de aire atlántico, y el martes se estabilizarán, aunque precisó que "seguiremos teniendo temperaturas por encima de lo normal para la época". Entonces, los termómetros reflejarán valores más bajos en el área cantábrica, el suroeste peninsular y zonas del Mediterráneo. Por otra parte, García indicó que "aún es pronto" para evaluar esta ola de calor, aunque comentó que puede ser "comparable" a la del 13 al 21 de junio de 2017, que afectó a 30 provincias.