El otoño arranca este lunes con tiempo seco en gran parte del país, salvo en Galicia, en donde habrá precipitaciones fuertes y persistentes, y también lloverá pero de forma débil en el este y noroeste, con temperaturas que bajarán en el Mediterráneo y subirán en las vertientes atlántica y cantábrica.

La estación que entra a las 9.50 hora peninsular se prevé más calurosa de lo habitual en la península y Baleares, después de un verano muy cálido con un valor medio de 23,8 grados y marcado por dos intensas olas de calor.

Tendrá un promedio de 0,6 grados por encima de lo habitual, aunque en algunas zonas del noroeste peninsular, el sistema central, los montes de Toledo, la cordillera sub-bética y el sur del sistema ibérico la anomalía podría alcanzar hasta un grado.