Descenso generalizado de las temperaturas en todo el país. El calor irá disminuyendo en el interior de la Península y las temperaturas seguirán siendo elevadas en las islas, sobre todo en Gran Canaria, donde se encuentra el incendio que continúa activo.

En Canarias la humedad será baja y habrá viento con algunas rachas fuertes. El penacho de humo proveniente de la isla de Gran Canaria se extenderá por todo el archipiélago, empujado por los vientos del noroeste que seguirán soplando con fuerza. Estos llegarán con humedad a zonas bajas de la isla, la cual perderán al llegar a puntos de medianías convirtiéndose en vientos cálidos.

El nivel amarillo aparecerá en la mayor parte de las islas, pero en el sur de Gran Canaria y en medianías el aviso será de nivel naranja. Asimismo, en la Península solo habrá un aviso por calor en Málaga y otro en las Islas Baleares.

El viento será muy acusado en zonas del norte y del este del país. Las temperaturas permanecerán suaves en las comunidades del cantábrico y el calor continuará en puntos del sur.

Las nubes que llegan de África a las Islas Canarias son las responsables de las altas temperaturas. Sin embargo, en la Península las nubes pueden dejar chubascos débiles en Cantabria, Asturias y en el norte del País Vasco. Al final de la jornada las tormentas podrán aparecer y con fuerza en zonas de Cataluña, de Aragón y en zonas de montaña de Teruel.

En el resto de la Península el tiempo será más tranquilo en general, con nubosidad pero sin lluvias. Será protagonista el sol y los grandes claros en el sur, en las Islas Baleares y en el archipiélago canario, este último con posibilidad de calima y con algunas nubes en el norte de las islas.